Algunos productos llegaron a mercados de Quito el fin de semana. El flujo de abastecimiento aún no es normal. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

El transporte de productos, sobre todo de primera necesidad, aún no se normaliza y las empresas siguen registrando pérdidas por este inconveniente.

El Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE) informó este martes 28 de junio de 2022 que las compañías aún no pueden transportar sus productos, tal como se lo realizaba antes del paro nacional. Las movilizaciones arrancaron el pasado 13 de junio. Desde entonces se han reportado bloqueos de vías y actos de vandalismo que han impedido o afectado la movilidad de materias primas, productos alimenticios, elaborados, entre otros.

La empresa Provefrut, dedicada a la comercialización y exportación de productos congelados, ya tiene pérdidas por más de USD 3,5 millones. “Nuestra producción la desarrollamos en la provincia de Cotopaxi, uno de los puntos críticos del paro nacional. No hemos podido trasladar ni un solo contenedor hasta el momento”, dijo María Fernanda Polit, gerente general.

El sector lácteo también tiene perjuicios. De acuerdo con Juan Pablo Grijalva, de la Asociación de Ganaderos, las pérdidas bordean los USD 1,5 millones diarios, con el desperdicio de 15 millones de vasos por día. “Tenemos problemas de la llegada de las haciendas a las plantas y desde ahí a los centros de distribución, por el bloqueo de vías”, dijo el directivo.

Además, a las plantas tampoco llegan insumos, combustible, detergentes y otros que dificultan continuar con la producción, aseguró Grijalva.

Debido a esto, se han podido observar varios esfuerzos de las empresas para abastecer a los consumidores, según los gremios. Por ejemplo, las empresas han cambiado de proveedores, han modificado la estructura usual de sus centros de distribución, dependiendo de las rutas habilitadas. También han hecho mayor énfasis en productos sustitutos que se encuentren disponibles, aseguró Miguel Ángel González, presidente del CEE.

Sin embargo, varias estrategias aplicadas implican un incremento en el precio de los productos, lo cual se evidencia en los mercados, supermercados y otros centros de abastos.

Según González, el paro ha ocasionado escasez y especulación. Esto ha provocado un aumento de los precios. “Una vez se regularice el transporte de los productos, es decir, la oferta vuelva a fluir, se espera que los precios disminuyan hasta que vuelvan a su precio normal”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí