Luciano Macías, uno de los íconos de la historia de Barcelona.

Luciano el Pollo Macías, gloria de Barcelona Sporting Club, falleció a sus 87 años, reportó este viernes la institución guayaquileña.

Marjorie Seminario, nieta del exfutbolista, detalló a este Diario que su abuelo partió la noche del jueves 4 de agosto (21:50). El Pollo se encontraba en compañía de su esposa y sus tres hijas. Su cuerpo es velado este día en la sala 4 de Parque de La Paz (La Aurora).

Ya a inicios de 2020, el exdefensor sufría la amputación de una de las piernas, producto de la complicación de la diabetes que aquejaba.

Con los canarios, Macías levantó nueve títulos. Fue campeón de Asoguayas cinco veces, en 1955, 1961, 1963, 1965 (invicto) y 1967; y cuatro a nivel nacional, en 1960, 1963, 1966, 1970.

Luciano Macías, leyenda del Barcelona, sufrió la amputación de una pierna

Integró junto con Alfonso Quijano, Miguel Bustamante y Vicente Lecaro la afamada Cortina de Hierro de los toreros.

Formó parte del fabuloso equipo de Barcelona que venció (0-1) a Estudiantes de La Plata en Argentina por el grupo B de la segunda fase de la Copa Libertadores, el 29 de abril de 1971. En aquella época, los gauchos eran los tricampeones del torneo.

Mauro Velásquez en su libro Historia del Barcelona SC, sobre Macías comentó: “Calidad, bravura, garra legendaria y clase para subir al ataque y propiciar muchos goles fueron sus características (…). Fue un formidable baluarte”. Defendió a los canarios en 357 partidos y marcó dos goles.

El capitán torero, Luciano Macías, alza los brazos en señal de victoria en el estadio de Estudiantes, el 29 de abril de 1971. Foto: Archivo

Con la selección de Ecuador actuó en las eliminatorias a los mundiales de Chile 1962, Inglaterra 1996 y México 1970. En total 23 encuentros oficiales. Le anotó 2 tantos a Chile.

La denominada Cortina de Hierro de Barcelona, bloque defensivo muy solvente integrado por Alfonso Quijano (i), Vicente Lecaro, Luciano Macías y Miguel Bustamante. Foto: Archivo

Macías, como capitán de Barcelona, fue el primer ganador de la encuesta de Diario EL UNIVERSO hace más de medio siglo. El 13 de enero de 1967 este rotativo informaba que “Luciano Macías fue el vencedor de la encuesta, que por primera ocasión se hace en el país, entre periodistas especializados para proclamar al mejor futbolista nacional de 1966. La elección de Macías, capitán del seleccionado de Ecuador y del campeón Barcelona, fue hecha por abrumadora mayoría de votos”.

Calidad y coraje

A su calidad y marca implacable, Macías le agregó algo que venía en su ADN futbolero: el coraje. Se supo desde que tocó el primer balón. Lo refrendó cuando nació el más grande duelo del fútbol ecuatoriano: el del Pollo Macías y el Loco José Vicente Balseca. Los dos llenaron estadios como nunca volverá a verse en el balompié criollo. Los técnicos mataron la posibilidad de esos combates a finish. Balseca, si es que lo dejaban jugar, habría tenido que matar cabriolas y regates en un fútbol que prohíbe la inspiración. Macías sería hoy carrilero.

Luciano fue capitán de Barcelona, la selección de Guayaquil y la del Ecuador. Formó líneas defensivas memorables: con Miguel Esteves, Ubaldo Herrera, Vicente Lecaro, Alfonso Quijano, Jair, Abdón Echanique, Miguel Bustamante. Fue marcador y cuarto zaguero. En los días difíciles de Barcelona, a finales de la década de los años 50, fue puntero izquierdo, volante, marcador y hasta arquero –cuando se enfundó el suéter de Pablo Ansaldo, lesionado, durante 20 minutos en Ambato en un partido con Macará–. Corría, marcaba, gritaba, empujaba a los que mostraban decaimiento. Tomaba el pendón de la rebeldía sin pausa alguna. Con Luciano, Barcelona fue más ídolo que nunca. Jugó 20 temporadas y dejó una huella muy profunda. (D)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí