Crecen las preocupaciones de que la crisis alimentaria aún no ha alcanzado su punto máximo, con predicciones de que la inflación seguirá aumentando y para el próximo año mundial, la crisis se centrará en la asequibilidad y no en la disponibilidad.

La rama de asistencia alimentaria de las Naciones Unidas, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), advierte que 2023 podría ser incluso peor que los eventos paralizantes de 2022, subrayados por los precios de los alimentos que se mantienen obstinadamente altos. 

Actualmente, el desafío son los precios de los alimentos, no la disponibilidad de alimentos, según el economista jefe del PMA, Arif Husain. ¿Pero por cuánto tiempo?

“Hay comida disponible pero los precios son realmente altos”, subraya.

“Pero si no podemos lidiar con ciertas cosas como la disponibilidad de fertilizantes, no solo si está disponible, sino que está disponible a un costo asequible, entonces esta crisis se cambiará en una crisis de disponibilidad el próximo año”.

Ha sido un año muy difícil para los agricultores ya que el costo de los fertilizantes se duplicó este año, según un informe de la ONU . Esos costos luego se extenderán al consumidor, lo que resultará en precios más altos en una variedad de productos alimenticios.

Crisis de asequibilidad
Husain admite que, si bien los precios de las materias primas alimentarias están retrocediendo, “simplemente no es suficiente para reducir la inflación de los alimentos”.

“Cientos de millones de personas siguen paralizadas por la combinación tóxica de la caída de las monedas y la alta inflación de los alimentos”, destaca.

La alta inflación de los alimentos es un objeto inamovible que cae a pesar de la fuerte de los precios de los productos básicos alimentarios apreciada en los últimos datos del índice de precios de los alimentos de la FAO de julio.

El economista del USDA Matt MacLachlan también advierte que la inflación máxima de los alimentos aún no ha llegado, ya que los precios descontrolados de los alimentos contaminan las cifras de inflación de muchos países.

Los altos costos de los fertilizantes elevan los precios de los alimentos.

El economista jefe del PMA muestra los casos de Líbano (inflación alimentaria del 240 %), Zimbabue (inflación alimentaria del 309 %), Venezuela (inflación alimentaria del 155 %) y Sudán (inflación alimentaria del 149 %) como algunos de los más preocupantes .

Husain explica que la inflación de los alimentos junto con la pérdida de valor de la moneda -de, por ejemplo, 83% en Zimbabue o 44% en Sri Lanka- es una «combinación tóxica», un cóctel letal que, como monedas débiles, hace que la compra de alimentos en los mercados internacionales sea inasequible. empeño

“Ciertamente no estamos fuera de peligro en lo que respeta a las consecuencias de la crisis mundial del hambre de nuestras vidas”, subraya Husain.

La inflación de alimentos en Alemania alcanzó el 16,6% interanual este agosto, muy por encima del 7,9% de inflación general. Los costes de los alimentos en la UE aumentaron un 12,8% en julio, en comparación con el año pasado. Asimismo, en EE.UU. la inflación de alimentos es superior a la inflación general (10,9% frente al 8,5% de julio).

Fuentes de alimentos diversificadas
Con la invasión rusa de Ucrania y el desmoronamiento del granero de Europa, surgieron las debilidades de nuestro sistema alimentario interconectado.

“Antes de la guerra en Ucrania, el país producía alimentos suficientes para alimentar a 400 millones de personas al año. Las interrupciones en las exportaciones de alimentos tuvieron implicaciones inmediatas para los países que dependen en gran medida de las importaciones de granos de Rusia y Ucrania, actores clave en los mercados mundiales de trigo y maíz”, según el PMA.

Cuarenta y cinco países africanos con inseguridad alimentaria importaron al menos un tercio de su trigo de Ucrania o Rusia (18 más del 50 %) y cuatro países obtuvieron más del 80 % de su trigo de las dos naciones (Eritrea, Somalia, la República Democrática del Congo y Laos).

Husain explica que debido a que cinco o seis países controlan la producción de los productos alimenticios más importantes (como el trigo), las ramificaciones desaparecerán a todos los países cada vez que hay un choque en uno de los productores.

Esto significa que las ondas expansivas de los precios de los alimentos se pueden sentir a millas de kilómetros de distancia, subrayar.

1,5 millones de toneladas métricas de alimentos han salido de Ucrania hacia los puertos marítimos mundiales en el primer mes del Corredor del Mar Negro.

PMA sin dinero

El WFP no tiene el dinero para ayudar a los 345 millones de personas que enfrentan una crisis de hambre, y la organización suspendió los esfuerzos en algunas regiones a medida que se agotan sus fondos. 

Tal es el caso de Sudán del Sur, donde, aunque el PMA admite que el país enfrenta el peor año en términos de hambre desde su independencia en 2011, la organización tuvo en junio apuntar solo a dos tercios de la nación hambrienta ya que se quedó sin fondos.

“El PMA está trabajando para ayudar a 152 millones de personas y requiere USD 22 200 millones en 2022 para hacer esto”, le dice a FoodIngredientsFirst James Belgrave, oficial de comunicación del PMA. 

Registros negativos del PMA
Las estimaciones de la ONU sitúan el número de personas en una crisis de hambre en 345 millones en 82 países, frente a los 135 millones en 2019, antes de la pandemia de COVID-19.

“Cuando WFP está proporcionando registros, no es algo bueno para el mundo. Y, desde 2020, WFP ha estado proporcionando registros”, dice Husain.

“Lo que me asusta es que no se trata de uno, dos, cinco o diez países. Esto es en 45 países”, continúa.

50 millones en 45 países están al borde de la hambruna, según el PMA.

WFP ayuda a Ucrania
En julio, WFP llegó a más de 900.000 personas en áreas de difícil acceso o de primera línea directamente afectadas por los enfrentamientos, según la organización.

El WFP también está iniciando un programa de vales de valor donde 64.000 beneficiarios de su programa de asistencia alimentaria pasarán a vales de papel para gastar en tiendas de comestibles (cada vale tiene un valor de US $ 13) y tratar de reactivar las economías locales.

Mientras tanto, en el primer mes después del acuerdo de granos que permite que los granos salgan de los puertos del Mar Negro de Ucrania, 1,5 millones de toneladas métricas de alimentos han salido de las fronteras del país hacia los puertos marítimos mundiales, según el Ministerio de Infraestructura de Ucrania.

Por Marc Cervera y Gaynor Selby

Para ponerse en contacto con nuestro equipo editorial, envíenos un correo electrónico a editorial@cnsmedia.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí