Foto web: referencial

COAG ha alertado de las consecuencias negativas que la sequía está teniendo en el sector primario y, muy concretamente, en la agricultura; tanto de secano, donde los rendimientos podrían reducirse hasta en un 80%, como en el regadío.

La organización agraria ha indicado que las restricciones de agua han condicionado las siembras de los cultivos habituales de regadío en las cuencas del Guadiana, Guadalquivir y Duero. En detalle, por culpa de la sequía los cultivos de frutas y hortalizas en zonas de regadío han necesitado más agua para riego, lo que ha derivado en un mayor consumo energético, mientras que en otras ocasiones no ha habido disponibilidad para aportar dichos riegos y ello ha generado reducciones en los rendimientos e incluso pérdida de cultivos.

En los cítricos se ha dado un incremento de necesidades de riego que ha conllevado alrededor de un 30% más de consumo de inputs y el doble en el valor en energía y agua, mientras que para los frutos secos la organización prevé una caída productiva de un 30% respecto al año pasado.

En cuanto a los cultivos industriales, COAG ha destacado que por las restricciones y falta de agua para el riego, la superficie plantada de tomate de industria ha caído casi un 30% a nivel estatal, con reducciones superiores al 50% en la provincia de Sevilla y del 21% en Extremadura.

Por todo ello, COAG solicita al Gobierno la convocatoria «urgente» de la Mesa de la Sequía para analizar la situación y definir un «plan de choque» que sirva para aliviar la crítica situación en el campo.

 

Fuente: efeagro.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí