Con el mejoramiento genético bovino, la prefectura busca que los ganaderos orenses aumenten su productividad.

El programa de mejoramiento genético bovino impulsado por la Prefectura de El Oro arroja las primeras cifras positivas.

Productores ganaderos beneficiarios de esta iniciativa revelan que existe un alto grado de efectividad en el proceso de inseminación artificial de sus vacas.

El seguimiento técnico a cargo de personal del Gobierno Provincial ha permitido que el porcentaje de reses preñadas supere las expectativas trazadas.

Clemente Bravo, prefecto de El Oro, visitó la mañana del último martes a un pequeño productor del cantón Piñas, donde cuatro de sus vacas resultaron preñadas de las cinco que fueron sometidas a este tratamiento, alcanzando una efectividad del 80 %.

Se trata de Henry Zambrano, ganadero del sitio El Palto, en la parroquia Moromoro. Como él, cientos de productores han sido favorecidos con este programa piloto, que inicialmente comprendió la entrega de 1500 pajuelas en varios cantones de la provincia.

El objetivo de este programa es reactivar la actividad ganadera de El Oro y volverla competitiva. Para ello se busca elevar la calidad de la carne e incrementar la producción de leche a través de la inseminación artificial de vacas con semen de toro de las mejores razas del mundo.

Uno de los problemas de la actividad ganadera en la provincia, según expertos, es que, debido al alto costo, les resultaba difícil a los pequeños productores acceder a la genética de animales superiores, por lo que, en muchos casos, los cruces los realizaban al azahar, sin conocer la procedencia de los toros.

El incentivo de la Prefectura representa un ahorro y un beneficio a mediano y largo plazo, pues el material genético entregado garantiza que las crías de las vacas inseminadas produzcan más litros de leche al día y tengan una carne de mejor calidad, generando mayores ganancias a futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí