Tanto José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), y la ministra de Agricultura, Cecilia López, ambos dijeron que se llegó a un acuerdo impensable, un pacto de compra por 3 millones de hectáreas por parte del Gobierno al gremio.

El gran pacto se pensaba firmar este viernes en la Casa de Nariño, pero por la agenda privada que tiene el presidente Gustavo Petro en Cartagena, la ceremonia se aplazó la para la otra semana.

Aún así, fue el mismo Petro el que subió la primera foto en la que se ve a la Junta Directiva de Fedegan con altos funcionarios del Gobierno; con un el mensaje ““Un acuerdo histórico”.

Los ganaderos por su parte explicaron que quieren empezar un plan a largo plazo en el que su hato llegue a 60 millones de cabezas de ganado (hoy en casi 30 millones de cabezas), pero no distribuido en 37 millones de hectáreas sino en 20 millones. Así que como el proyecto de Fedegan busca reducir la extensión de su actividad, por medio de tecnología, es que creen que pueden venderle predios fértiles al Estado.

¿Qué cambia con el acuerdo?

López explicó que así se cumple un compromiso que se había adquirido en los Acuerdos de La Habana con las Farc. Precisamente, en el primer punto, el Gobierno dice que la tierra, tal como fue un trato de los diálogos, buscará que se entreguen a campesinos, comunidades indígenas y afros, hasta 10 millones de hectáreas. Esta cantidad se divide en 7 millones de hectáreas que son del plan de formalización. Es decir, estos son terrenos que venían de tiempo atrás de un proceso de reclamación, que hicieron parte de algún hecho de violencia, o también, que una familia ya estaba usando porque demostró que era suya, y falta que quede registrado así por un título legal.

Pero el otro grupo de 3 millones de hectáreas es tierra nueva, es decir, predios que hoy no tiene el Estado y debe adquirir. Este es entonces el paquete que entra en el acuerdo con Fedegan. Esa extensión de tierra que llegan entonces por los ganaderos, empezará en un proceso de compra que se extiende por el cuatrienio de la administración actual.

Lo que está pendiente es cómo se pagará, pues se desconoce si la compra de tierras se hará por medio de adición presupuestal al MinAgricultura, o por bonos de deuda que había propuesto Petro.

¿Dónde está la tierra?

Lafaurie explicó que “el Gobierno deberá decidir dónde quiere el mercado de tierras, eso implica una serie de bienes que, no será por todo el país. Es el Gobierno el que definirá las prioridades”. El líder gremial reconoció que en la Costa Caribe, y en el Magdalena Medio, es “donde realmente hay una oferta de tierras mucho más amplia”.

A luz de la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA), que concentra los datos a 2019 muestra que la ganadería sigue estando en lo más alto del campo nacional. Precisamente, las actividades pecuarias requieren más de 39 millones de hectáreas (34,2% del total). A esta, le siguen los bosques con 5,1 millones (4,4%); la producción agrícola, con 4,6 millones (4%); y otros usos -que incluyen los cuerpos de agua, eriales, afloramientos rocosos, otros fines e infraestructura agropecuaria-, con 1,2 millones de hectáreas.

El hecho de que en el país 34% del suelo esté para la actividad ganadera, Fedegan lo defiende argumentando que no se trata de una actividad exclusiva “a los grandes hacendados como se ha querido mostrar en otros tiempos”, pues, según estudios del gremio, “el sector pecuario es la principal línea del campesinado con productores que tienen desde una a dos vacas, o muy pocos semovientes que son el principal motor de pequeñas fincas”.

Algo cierto es que la ganadería, como ha sido la herramienta para generar recursos entre los pequeños productores, es lo que ha llevado a que fincas con dos animales, en promedio, tengan casi cinco cabezas de ganado siete años después.

“La ganadería no solo se puede medir por la extensión territorial que ocupa, sino también por su aporte a la economía”, agregó Román Bauer, director de América Natural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí