Jacinta Arden, en el campo donde realizó el anuncio.

Los ganaderos comenzarán a pagarlo en 2025. Sería una medida correctiva frente al cambio climático; está a debate hasta mediados de noviembre. Un invento argentino que ayudaría (foto).

El Gobierno de Nueva Zelanda anunció planes para abordar el cambio climático, incluido el requisito de que los productores agropecuarios paguen impuestos a partir de 2025 por emisiones de fuentes tales como eructos de vaca.

“La propuesta, tal como está, significa que los agricultores de Nueva Zelanda serán los primeros en el mundo en reducir las emisiones agrícolas”, dijo la primera ministra, Jacinda Ardern, en una conferencia de prensa en una granja lechera en la Isla Norte del país este martes.

Ardern dijo que los productores agropecuarios que adopten prácticas amigables con el clima se beneficiarían de los pagos de incentivos, aunque algunos grupos agrícolas criticaron la propuesta que está abierta a consulta hasta el 18 de noviembre.

Nueva Zelanda se comprometió a reducir las emisiones de metano en un 10% para 2030 como parte de un objetivo de emisiones netas cero para 2050.

En el país hay unas 26 millones de ovejas y 10 millones de cabezas de ganado y aproximadamente la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero del país provienen de las granjas.

“Ningún otro país del mundo ha desarrollado aún un sistema para fijar precios y reducir las emisiones agrícolas, por lo que nuestros agricultores se beneficiarán de ser los primeros en actuar”, dijo Ardern. “Reducir las emisiones ayudará a los agricultores de Nueva Zelanda no solo a ser los mejores del mundo, sino también los mejores para el mundo”.

Federated Farmers, el principal grupo de presión de la industria, dijo que el impuesto “arrancaría las entrañas de un pequeño pueblo de Nueva Zelanda” y afectaría la producción de alimentos porque las granjas serían reemplazadas por árboles.

Según el plan propuesto, para 2025, los productores agropecuarios que alcancen el umbral de tamaño del rebaño y uso de fertilizantes deberán pagar un impuesto que el gobierno establecerá cada uno o tres años, con el asesoramiento de la Comisión de Cambio Climático.

La máscara: un invento argentino.

Los hermanos Francisco y Patricio Norris, dueños de Zelp, una empresa radicada en Inglaterra, inventaron una máscara que reduce las emisiones de gas metano producidas por el eructo de las vacas. El dispositivo retiene el 90% del metano y lo transforma en vapor de agua y dióxido de carbono, este último es uno de los principales gases de efecto invernadero.

El dispositivo también recopila datos sobre el metano emitido por los mismos y cuenta además con geolocalizador para rastrear a los animales y realiza desde diagnósticos precoces de enfermedades hasta los días en que el animal está en celo.

Todos los datos recopilados se pueden analizar de manera remota. Zelp es la sigla de Zero Emissions Livestock Project. El producto espera ser lanzado en 2023.

Para Francisco Norris, la máscara crea un aire más limpio, pero admitió que fue difícil venderla. “Me estoy asegurando de que la gente entienda que esto es viable, que es escalable y que es una solución eficiente al problema del calentamiento global”, expresó a Infocampo. (Noticias AgroPecuarias)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí