La oferta de bananos que llega a Norteamérica sigue siendo baja y, probablemente, así seguirá hasta el próximo mes. «El recuento de tallos es bajo, por lo que la oferta es entre un 15 y un 20 por ciento menor de lo que sería normalmente», dice Andy Thomas-Stivalet, de Kavidac Produce.

La oferta lleva siendo baja desde noviembre y, a finales de diciembre, fue especialmente escasa. «Todo el mundo está buscando fruta; todo es más escaso de lo que debería. Probablemente, esta escasez se prolongará hasta principios de marzo y, entonces, deberíamos notar cierto alivio. Después, pasada la Semana Santa, parece que se producirá otro descenso», explica, y señala que, cerca de Semana Santa, los productores suelen cosechar con antelación porque es difícil encontrar mano de obra esa semana. Es también la época del año en la que la lluvia afecta a la oferta en algunas zonas.

Son varios los motivos por los que la oferta es baja en numerosas regiones productoras, incluidas México, Guatemala y Ecuador. Aparte de los problemas generales en la cadena de suministro, los costes de los fertilizantes se han disparado de forma drástica, por lo que los productores han disminuido las nuevas plantaciones y Thomas-Stivalet estima que el sector ha perdido entre 5 y 6 millones de cajas de bananas en todas las Américas.

Al mismo tiempo, es ahora cuando la demanda de banana se incrementa por el propósito de comenzar el año nuevo de forma saludable y la vuelta de los niños a los colegios. «Todo el mundo busca fruta. Quienes no tienen contratos anuales tienen difícil encontrar fruta y ni siquiera los que cuentan con esos contratos los están viendo satisfechos», detalla.

Precios elevados para las bananos
Colectivamente, esto significa que los precios de las bananos son altos. «Los precios casi se han duplicado en México. Hemos estado vendiendo la fruta en Ciudad de México por 17 $ cuando, por lo general, son 10-11 $. El precio en algunos mercados en los Estados Unidos ha sido de 24 $ para los precios spot. Esos precios todavía no han bajado», añade Thomas-Stivalet.

Los contratos anuales también están teniendo precios más altos. «Los contratos en Norteamérica que conocemos han subido todos en torno a 1-1,50 $. Esto siempre eleva también los precios del mercado spot«, indica.

Entonces, ¿qué implica esto para el conjunto del sector bananero? ¿Los mayores precios y la menor oferta son la nueva normalidad de un producto que, en ocasiones, se ha considerado un producto reclamo? Así lo cree Thomas-Stivalet. Durante unos años ha habido sobreoferta mundial de bananos y esto, sumado a la COVID, los problemas de la cadena de suministro, la inflación, la guerra en Ucrania, etc., ha provocado que los proveedores que a duras penas sobrevivían hayan tenido que abandonar el sector.

«Todos aquellos a los que les va entre más o menos bien y muy bien han visto disminuir su oferta por el problema de la fertilización y porque las condiciones meteorológicas están teniendo consecuencias», asegura. «Este va a ser el panorama al menos durante los próximos 18 a 24 meses. Hay que plantar más para elevar la oferta y eso lleva tiempo. Con los precios que estamos viendo este año, es posible que a la gente le interese empezar a plantar más, aunque no sabemos cuál es la situación económica de todo el mundo. Es posible que sea difícil para algunas personas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí