Después de un invierno complicado, la oferta de bananas ecológicas es buena y está donde se esperaba. Para Organics Unlimited, la oferta actual de bananas ecológicas procede de México y de Ecuador. Además de estos dos países, también se está produciendo ahora mismo en Costa Rica, Colombia, Guatemala, Honduras y Panamá.

Por su parte, la demanda ha sido estable en su mayoría, si bien se han producido algunos descensos inesperados por las severas condiciones meteorológicas experimentadas en la costa oeste de forma sorpresiva. «Los jóvenes de hoy en día, los consumidores de las generaciones Z y millennial, están deseosos de apoyar a marcas diversas y responsables socialmente. Estas generaciones, unos de los defensores más activos en temas sociales y medioambientales, son más propensas a buscar productos ecológicos y preferir snacks saludables», asegura Mayra Velázquez de León, presidenta y CEO. «En este negocio, dirigido por una mujer y comprometido con el suministro de productos ecológicos y éticos, estamos perfectamente posicionados para sacar partido de las tendencias actuales y tenemos un historial que lo demuestra». Como subraya, durante casi 20 años, el programa de responsabilidad social de Organics Unlimited, GROW, ha repercutido de manera positiva en las regiones productoras de banana, al ayudar a romper el ciclo de pobreza y contribuir a las economías locales. «Este año, vamos a redoblar los esfuerzos de comunicación de nuestro mensaje de marca a los consumidores y ayudaremos a los retailers a satisfacer estas demandas de los consumidores ofreciendo una marca de bananas ecológicas y de comercio justo», explica.

No obstante, lo que sigue siendo un reto para los productores de la mayoría de los productos y, en particular, de las bananas ecológicas es el precio. «En el último par de años se han producido pequeños incrementos en los precios anuales de las bananas, si bien no suficientes para cubrir el aumento de los costos», lamenta.

Continuos incrementos de los costes
Desde la crisis de la cadena de suministro de 2021 se han producido incrementos destacados de los costos de los insumos, desde los fertilizantes hasta las cajas y los pallets. También del flete. «La inflación y los precios del diésel han afectado a los costos del flete terrestre y marítimo, que se han incrementado del orden de un 10-15 por ciento», asegura Velázquez de León. «Nunca habíamos visto unos precios spot tan altos como los de este invierno».

Dicho esto, sus alianzas con productores locales son un gran escudo que la empresa tiene frente a estas circunstancias y que le han permitido servir a sus clientes de forma constante. Y eso incluso con un invierno difícil en el que muchos compradores vieron menguar un 30 por ciento sus volúmenes contratados de otros proveedores. «Ha sido una batalla difícil, lenta y ardua concienciar al mercado sobre los precios justos, en especial porque las grandes corporaciones continúan ofreciendo precios artificialmente bajos en el mercado, lo que se traduce en precios más bajos para los productores, quienes podría decirse que afrontan la mayor parte del riesgo y de las consecuencias de la inflación», destaca Velázquez de León. «Por las conversaciones que he tenido con compañeros productores, es algo que se está notando de manera generalizada y no se limita únicamente a las bananas. Es un reto de gran magnitud para el sector».

En cuanto a lo que está por venir, el crecimiento del volumen seguirá siendo fuerte conforme suban las temperaturas. «Estamos en una situación óptima porque la mayoría de nuestra oferta se cultiva en México en nuestras plantaciones propias y en las pequeñas fincas familiares de nuestros socios», detalla, y añade que la oferta de Ecuador también ayuda a garantizar una oferta ininterrumpida durante todo el año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí