Foto Archivo/ Por Francesca Aguilar/ Marlene Bernal

Los nematodos pueden llegar a ser uno de los mayores problemas en las plantaciones de banano y su control debe iniciar en el cuidado del suelo. Dada la importancia del tema EL PRODUCTOR.COM logró entrevistar al Dr. Carlos Gauggel PH. D, especialista en suelos y académico de la Escuela Agrícola Zamorano, quien dio una conferencia magistral, a propósito del evento del lanzamiento del nematicida orgánico «Brugnem» de Grupo Grandes Román SA.

¿Por qué se le da más importancia a enfermedades como sigatoka o moko en banano que a los nematodos que pueden ser un problema mayor?

El problema empieza porque a nosotros nos preocupa lo que vemos, y lo que vemos es la parte aérea, del suelo para arriba y obviamente el fin último nuestro como bananeros es el racimo, tener un buen racimo y por supuesto cajas, pero se nos olvida que todo empieza desde lo que no vemos, el sistema radicular del banano, las raíces del banano, como cualquier otro cultivo, entonces como no la podemos ver todavía, se nos hace más difícil entenderlo.

Empezamos por qué suelos son aptos y por qué suelos no son aptos para banano, los suelos no aptos son los que tiene problemas de drenaje, de aluminio, sales, sodio, mucha arcilla, mucha arena, una vez que el sistema radicular del banano está débil es presa de cualquier enfermedad, en este caso el nematodo es la plaga mayor de raíces que tenemos en el banano y esto genera también otros problemas, llega el nematodo, perfora la raíz del banano, crea la lesión y por ahí entran microorganismos oportunistas como bacterias, organismos que crean putrefacciones y viene también el picudo que es otro problema serio en banano.

Entonces yo considero que los nematodos son el problema número uno como plaga de las raíces del banano y obviamente hay que tratarlo y hacerlo de una manera radical, pero inteligente y amigable al medio ambiente y ahí es donde entran los productos de naturaleza orgánica para evitar que haya un impacto fuerte al medio ambiente y también que ayuden a mejorar el sistema radicular del banano.

¿Qué es lo que hace que se pueda debilitar la raíz del banano?

Es como cualquier organismo fuerte y saludable, lo podemos ver en los humanos una persona fuerte, bien nutrida, con buena condición física, le afectan menos las enfermedades, en las plantas ocurre lo mismo, de hecho, las plantas también tienen sus sistemas neurológicos y sus sistemas de resistencia a enfermedades y plagas, pero enfoquémonos en este año, qué ha pasado en Ecuador este año, hemos tenido precipitaciones casi inéditas.

Lo que pasa con esto es que el suelo se satura de agua, al saturarse de agua pierde oxígeno y la raíz necesita oxígeno para poder funcionar, entonces no funciona adecuadamente y simplemente muere en carencia de oxígeno, eso hace que los microorganismos del suelo patogénicos o descomponedores se proliferen y la raíz se pudre.

Esto hace que las poblaciones de nematodos que han estado ahí aguantadas se proliferen también, como parte de debilidad de la planta se vuelve fácil presa para estas plagas. He ahí la importancia de controlar los nematodos.

Ahora bien, tradicionalmente los productos sintéticos, los productos no biológicos controlan, pero también tienen un impacto en la microflora y microfauna del suelo y afectan a otros organismos, yo no estoy diciendo que un nematicida orgánico no vaya a afectar, pero también tiene un componente muy bueno que son proteínas, aminoácidos, algunas bacterias benéficas que más bien vienen a energizarla, a hacerla más activa, entonces aquí tenemos una gran oportunidad, controlar una plaga y a la vez mejorar el sistema radicular.

Hay que estar muy claros en algo, si nuestros cultivos no tienen un sistema radicular vigoroso, funcional, nuestros rendimientos van a ser pobres, tenemos que empezar por ahí.

¿Usted tiene cálculos de las pérdidas de los productores por este problema?

Hay muchos datos publicados en esto, los de Ecuador se asemejan mucho a los que yo tengo conocimiento de Centro América, principalmente Costa Rica, Guatemala y México, donde pueden incluso llegar fincas enteras a colapsar, hay que cerrar la finca si el problema de nemátodos se sale de la mano, por eso es importante detectarlo a tiempo y de prevenirlo.

Ahora en promedio podemos hablar que en áreas afectadas de nematodos pueden llegar a perder alrededor de 300 a 400 cajas hectárea, entonces tenemos una finca que la potencia es de 3 mil o 3 mil 500, si tiene un problema severo de nemátodos podemos hablar de una reducción de 500 cajas, entones si tenía el potencial de 3 mil, estamos hablando de que vamos a llegar a 2 mil 500 cajas.

Generalmente, las fincas descuidadas, no solo tienen problemas de nematodos, tienen problemas de otras cosas, no están al día con su fertilización, el mantenimiento del drenaje es muy pobre, el riego es bastante parcial, las prácticas agrícolas también tienden a ser parciales.

Volveos a que esto es un todo, al banano hay que darle cariño, hay que cuidarlo hay que hacerle el ABC bien hecho y estamos fortaleciendo la planta y es parte de un manejo integral de la planta.

¿Una vez que llega esa plaga al cultivo es fácil erradicarla?

No es que sea fácil, pero, si se detecta a tiempo sí se puede erradicar de una forma más fácil y para eso hay parámetros, números de conteos de nematodos por gramo de raíz, pero ya cuando las poblaciones de nematodos andan tal vez arriba de 200 por raíz ya el problema es serio, una vez que la plantación esta infecta es imposible, al menos que uno esterilice el suelo, y la palabra estilizar se refiere a todo, lo bueno, lo malo y lo feo.

Estamos tratando nada más de controlar lo malo y hay que tener en cuenta algo, el suelo es un organismo vivo y tenemos que tararlo como tal, de hecho, es el ecosistema donde hay mayor diversidad biológica.

¿Si se quiere hacer una nueva plantación de banano, qué factores son importantes determinar antes de realizarla?

Llevo 40 años de experiencia trabajando con cultivos y yo diría que el 80% de los agronegocios fracasan porque están en el suelo y el clima equivocado para ese cultivo. La creencia errónea que existe en Ecuador es que toda la costa es apta para banano, este es el paraíso de banano.

Supongamos que van a la provincia de Santa Elena, no hicieron estudios del suelo y sembraron en un área sódica, el sodio quema las raíces y las hojas, al quemar las raíces es un sistema radicular débil, por ahí entró el nematodo la bacteria, la podredumbre y la planta colapsa.

Y no es solo la parte de nemátodos, el suelo bananero de primera clase es un suelo profundo, friable, franco y con una saturación de base del 95% de calcio, magnesio, potasio, que no tenga sodio, sales ni aluminio.

Hay que escoger bien el suelo, para aspirar por la salud del suelo para tener aspirar a tener una buena salud vegetal, una buena salud de la planta.

¿Cuáles son las deficiencias que usted ha visto en los suelos de Ecuador?

Ecuador es un país muy rico en suelos, digamos que un poco maltratados por prácticas tradicionales de suelo o de maltrato, digámoslo así en muchos casos, pero la situación en el tema de suelos es totalmente recuperable.

Ecuador tiene dos grandes ventajas para suelos, uno que es un país volcánico, y obviamente, muchos de los sedimentos que depositan los ríos, por ejemplo, aquí en la provincia de Los Ríos, vienen de ceniza volcánica, los cuales son muy ricos en nutrientes, y Ecuador tiene otra riqueza muy grande, su riqueza hídrica, la cantidad de ríos que hay, y esos ríos se han formado detrás de depósitos aluviales con suelos muy ricos. De hecho, los suelos bananeros, típicamente, son suelos de vega de río o suelos aluviales.

Yo defino 4 zonas bananeras en Ecuador, muy diferentes y con suelos muy diferentes, con restos y oportunidades distintas. Está la zona de Los Ríos, son suelos aluviales, muy ricos, el reto aquí es drenaje tanto superficialmente como internamente y control de inundaciones, principalmente en un año tan lluvioso como ha sido este, con un 80% de que siga un fenómeno del Niño.

Por otro lado, tenemos la zona de Quevedo con suelos bastante viejos, suelos muy ácidos, ahí el reto es la fertilidad del suelo química, carencia de calcio, magnesio, potasio, son suelos cansados porque han sido agrícolas, pero también por nosotros, es por la génesis, la formación del suelo en sí viene de materiales bastante viejos.

Tenemos la zona de la provincia de El Oro, que estamos hablando de Machala, suelos también aluviales, pero muchos de ellos afectados por tres problemas, sales y sodio y también problemas severos de drenaje, para todo esto hay una solución.

Y poseemos una cuarta zona en mi opinión, que es la más nueva de todas, esta es la provincia de Santa Elena, la misma viene al desarrollo bananero, tal vez en los últimos 15 años con enfoque bastante orgánico, pero con suelos con muchos retos, son bastante arcillosas, unos con problemas de drenaje, salinos y sódicos, lo cual representa un reto bastante fuerte para la producción orgánica y no orgánica también, pero más para la primera, ya que la agricultura orgánica permite insumos, pero muy limitados por la naturaleza orgánica de los cultivos.

Uno de los temas a los que no se ha prestado la atención debida son los nemátodos, sin embargo, los mismos pueden afectar a gran escala a los cultivos.

¿Cuáles son recomendaciones que usted daría a los productores?

Primero hacer las prácticas básicas bien hechas, no a medias, concentrarnos en lo más importante, qué es lo más importante ahora en Ecuador, tener buenos sistemas de drenaje, el otro compañero del suelo es el agua, tanto la falta de agua hay que ponerla con un buen sistema de riego, y el exceso de agua hay que drenar bien.

Por otro lado, la nutrición y obviamente el control de sigatoka. El mensaje es identifiquemos las prácticas más determinantes o a lo que yo le llamo el ABC y hagámoslas con excelencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí