Foto tomada de la web de semillasvalle/ Por Marlene Bernal

En conmemoración del Día Mundial de la Alimentación, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) une a naciones de todo el mundo en un llamado para reflexionar sobre la importancia vital de nuestros alimentos y los recursos que los hacen posibles. Esta fecha, más que un simple recordatorio, busca activar la conciencia global sobre los retos que enfrenta nuestra alimentación y los medios para producirla.

Uno de los aspectos más críticos que enfrenta la humanidad actualmente es la situación del agua. Este recurso, esencial para la vida, se encuentra en una encrucijada. Más del 70% del agua dulce en el mundo se destina a la agricultura, lo que subraya su papel fundamental en la producción de nuestros alimentos.

Sin embargo, a medida que las poblaciones crecen y el cambio climático intensifica sus impactos, la disponibilidad y calidad del agua está en riesgo. La gestión inadecuada, la contaminación y la sobreexplotación han llevado a una crisis que no solo afecta a nuestros ecosistemas, sino también a la base misma de nuestra alimentación.

Por eso, en este Día Mundial de la Alimentación, la FAO insta a cada individuo a tomar un papel activo en la protección y gestión sostenible del agua. Desde cerrar el grifo mientras lavamos los platos hasta apoyar políticas de conservación del agua, cada acción cuenta. Los gobiernos, empresas, agricultores y ciudadanos están llamados a unirse en un esfuerzo colectivo para garantizar que el agua, y por ende nuestra alimentación, estén seguras para las generaciones futuras.

Como parte de este llamado, la FAO enfatiza en que el agua, la energía y los alimentos están inextricablemente unidos. Deben continuar los esfuerzos para asegurar una gestión equitativa y sostenible de estos recursos que son esenciales para lograr una vida mejor y garantizar que nadie se quede atrás.

El Día Mundial de la Alimentación nos recuerda que la alimentación no solo es un derecho básico, sino un ecosistema complejo que depende de recursos finitos. Aprovechemos este día para reafirmar nuestro compromiso con el planeta y con el futuro de nuestra alimentación. La seguridad alimentaria y la protección del agua son tareas que nos conciernen a todos, y es responsabilidad de cada individuo contribuir a la construcción de un mundo más sostenible y equitativo para las generaciones venideras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí