Imagen Referencial/Por: Mundo Agropecuario

Con una población en crecimiento, es vital garantizar la producción sostenible de esta importante fuente de alimentos. Un serio obstáculo para este objetivo es la resistencia de los patógenos a los antibióticos.

Durante años, los agricultores han utilizado bajas dosis de antibióticos como promotores del crecimiento. Esto mejoró la salud de las aves y les permitió producir más carne y huevos. Sin embargo, con el aumento de las infecciones resistentes a los antibióticos, estos medicamentos fueron prohibidos como promotores del crecimiento, dejando espacio para que surgiera una nueva solución. Aquí es donde entra en juego el trabajo de Mary Ann Amalaraju, profesora asistente de ciencia animal en la Facultad de Agricultura, Salud y Recursos Naturales de la Universidad de Connecticut.

Con el apoyo del Servicio de Comercialización de Tecnología de UConn, Amalaraju presentó una patente provisional para un método de rociar huevos de gallina con probióticos disponibles comercialmente para promover el crecimiento embrionario y posnatal.

Los métodos actuales de promoción del crecimiento se aplican después de que los polluelos nacen, normalmente añadiendo promotores del crecimiento, como los probióticos, a su alimento. Los probióticos o “bacterias buenas” favorecen el desarrollo saludable de los pollitos.

Amalaraju decidió ver qué pasaría si rociara los huevos con probióticos, comenzando el primer día de su período de incubación. Nadie ha probado nunca los probióticos en una etapa tan temprana: “El desarrollo humano durante el desarrollo fetal es fundamental para la salud posnatal y, a veces, tiene consecuencias para toda la vida. Así que lo mismo debe ser cierto para las aves y otros animales”.

Dado que los probióticos ya se utilizan ampliamente en la avicultura, este enfoque será fácil de adoptar para los agricultores. El método desarrollado por Amalaraju no requiere equipos costosos ni una formación exhaustiva. Amalaraju comenzó a ver cambios en el crecimiento de los músculos fetales ya en el séptimo día del período de incubación de 21 días, lo que destaca la eficacia de su enfoque.

“Si empiezas más tarde, perderás esta importante ventana y el potencial de crecimiento no se aprovechará plenamente”, explicó, señalando que en el día 18 de incubación hubo un aumento del 10,6% en el peso del embrión en comparación con los óvulos que no fueron tratados. probióticos.

Este grupo también tenía músculos más grandes en el pecho y las piernas, las dos partes principales del pollo para comer. Después de la eclosión, estas aves también mostraron un mayor crecimiento muscular.

“Cuando hablamos de pollos de engorde, el dinero está en la carne producida. Las aves tienen dos etapas de crecimiento muscular. El primero, el desarrollo de las fibras musculares, se produce cuando el pollo aún se encuentra en estado embrionario. En segundo lugar, el crecimiento de estas fibras musculares se produce después de la eclosión. A partir de huevos tratados con probióticos, las gallinas desarrollaron entre un 70% y un 80% más de fibras musculares. La cantidad de músculo que crecerá dependerá de la cantidad de fibras musculares que tengas. “Teníamos más fibra en los huevos embrionarios tratados con probióticos, lo que significa que tienen más espacio para crecer una vez que eclosionan, lo que al final significa más carne”, explica el investigador.

En gallinas ponedoras, el uso de un spray probiótico mostró una mejora del 5% en el número de huevos que eclosionaron con éxito. “Estos pollos también eran más sanos, más pesados ??y mejor desarrollados. Los polluelos estaban más activos y alertas, lo que significaba que buscaban comida y agua para apoyar su crecimiento continuo. Al final, estos polluelos comieron menos pero ganaron más peso, lo que es una importante medida de ahorro de costes para las plantas de incubación”, afirma.

Amalaraju actualmente está investigando la producción de huevos de gallinas ponedoras para ver si las gallinas que reciben probióticos antes de nacer producen más huevos cuando sean adultas. También utiliza técnicas de secuenciación de próxima generación para determinar por qué y cómo se producen estos resultados.

“Otra área que se está estudiando actualmente es el desarrollo intestinal óptimo. Si está bien desarrollado, las aves pueden digerir mejor los alimentos y absorber mejor los nutrientes, es decir, su eficiencia en la utilización del alimento será mayor. Esto puede aumentar la sostenibilidad económica y la viabilidad de la empresa”, concluye el científico.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí