Imagen Referencial

La ciudad de Samborondón es un pequeño punto en la geografía de Ecuador, pero tiene mucho para enorgullecerse: ha sido elegida junto con otras siete ciudades del mundo -dos en América Latina- por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, para su proyecto «Generación de Restauración» 2023-2025. La ciudad dispondrá de un fondo de aproximadamente 100 mil dólares para la rehabilitación y recuperación de manglares.

La aceleración del cambio climático que se observa en el mundo obliga a promover medidas para contrarrestarlo. 243 ciudades de Africa, Asia, Latinoamérica y otras regiones presentaron proyectos de financiamiento para ser apoyados por el PNUMA vía su proyecto «Generación Restauración». La ciudad de Samborondón, cantón localizado en la provincia de Guayas, que cuenta con 100 mil habitantes, es una de las 8 ciudades elegidas para hacer parte del proyecto. Juan José Yúnez, alcalde de la ciudad, estuvo en Escala en Paris para hablar del proyecto ambiental.

«En el marco de la sostenibilidad, uno de los pilares fundamentales de nuestra administración municipal, presentamos a Naciones Unidas nuestro proyecto de restauración de manglar en áreas urbanas. Un proyecto piloto que va a permitir que se comience a generar más restauración de manglar en la zona de Samborondón y la idea es que se replique en más zonas de los ríos, que permitirá generar más biodiversidad en la provincia del Guayas, además de ayudar en el cuidado de los ríos, de las zonas costeras cerca y mejorar la calidad de vida de los habitantes», precisa el alcalde cuando le preguntamos en qué consiste el proyecto.

Representantes de los ocho proyectos seleccionados se encontraron en Paris para intercambiar experiencias. también pudieron dialogar con delegados de otras ciudades que antes se beneficiaron del proyecto de la PNUMA. Juan José Yúnez dice:  «es un programa importantísimo. Hoy comienza un camino de sustentabilidad en una ciudad que está en constante crecimiento como Samborondón. Buscamos que nuestra ciudad se convierta en un modelo se sostenibilidad para reducir la huella de carbono y demostrarle al país que sí es posible hacerlo».

Hablar de rehabilitación y regeneración del manglar supone que hubo un daño previo que provocó su deterioro. Cuando preguntamos al alcalde qué fue lo que causó ese deterioro responde «La falta de controles, la falta de planificación en el crecimiento de las ciudades como Guayaquil y ciudades vecinas. Hubo una tala indiscriminada de manglar en el crecimiento de la ciudad».

Y es que Samborondón se ubica a pocos kilómetros de Guayaquil, la gran ciudad y puerto de Ecuador por donde transita gran parte del comercio, incluida la droga que tanta violencia ha provocado. Cuestionado sobre si su ciudad padece las consecuencias de la ola de criminalidad y violencia que agita el país asegura «tenemos claro que la violencia se le combate no sólo con más balas en las calles, ni con más policías en las calles.

La violencia se le combate desde la raíz, y eso es en la reconstrucción del tejido social que ha sido muy importante para Samborondón, no de ahora sino de siempre. Eso ha permitido que la ciudad que está ubicada cerca de los dos puntos de mayor violencia del Ecuador, como son Guayaquil y Durán, ha permitido que Samborondón no tenga el crecimiento delictivo que han tenido estas ciudades».

La visita del alcalde de Samborondón a Paris se produjo poco después de la conclusión de la COP28 realizada en Dubai. Ecuador es un país productor de petróleo. Fue miembro de la OPEP hasta el 2020 cuando abandonó el organismo. La OPEP ha vuelto a invitar a su país para que la reintegre, y ante ello, el alcalde Yúnez asegura que «lo importante es que se tiene que ir pensando en por lo menos triplicar las energías renovables en los diferentes países. Nosotros en Samborondón estamos convencidos y es por eso que hemos iniciado diversos proyectos de movilidad eléctrica, de generación de energía en base a la producción que la alcaldía hace y de esta forma equilibrar el consumo de energía».

Para Yúnez, es esencial el compromiso de los diferentes países en torno a las energías fósiles, «es importante que los recursos que están generando las energías no renovables sirvan precisamente en la investigación y la elaboración de energías renovables, que ya no sirvan esos recursos para gasto corriente como lastimosamente ha ocurrido en nuestros países de Latinoamérica», dijo el invitado de Escala en Paris.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí