Durante el último mes, la llegada a la presidencia de Javier Milei ha generado expectativas positivas en el sector agropecuario argentino. Medios y organismos, como la Bolsa de Comercio de Rosario (Rosgan), ven en Milei la posible solución que la ganadería del país necesita para impulsar su desempeño y rentabilidad. Este optimismo se basa principalmente en las posturas comerciales del ganador del Partido Libertario.

Ezequiel de Freijo, responsable del Instituto de Estudios Económicos y de Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), comparte esta perspectiva positiva. En una entrevista para el portal ganadería.com, destacó que desde 2008, Argentina ha experimentado un estancamiento generalizado en la comercialización y crecimiento económico en el sector ganadero.

Aunque el gobierno actual aún no ha implementado políticas públicas directas en beneficio de la producción bovina, la ideología de Milei resulta atractiva para el sector. Esto se refleja en las propuestas del recién nombrado Secretario de Bioeconomía, Fernando Vilella. Se espera la eliminación de medidas oficiales que dificultan el comercio, especialmente las restricciones a la exportación de carne.

A principios de 2022, la administración del expresidente Alberto Fernández prohibió la exportación de siete cortes de carne, conocidos como parrilleros, con el objetivo de combatir la inflación. Sin embargo, esta medida tuvo un impacto negativo en la industria, provocando una caída de hasta un 16% en el volumen comercializado en apenas unos meses.

El 1 de enero de este año, con el inicio del mandato de Milei, estas restricciones perdieron vigencia, restableciendo un elemento crucial para la economía ganadera argentina. El país, que es la sexta potencia productora de carne a nivel mundial, puede retomar sus exportaciones y buscar una recuperación económica en el sector.

De Freijo señaló que ya existen esfuerzos significativos para potenciar la presencia internacional, como las gestiones para enviar proteína bovina con hueso tipo kosher a Israel. Además, se están llevando a cabo negociaciones en torno al tratado entre el Mercosur y la Unión Europea, cuya aprobación podría resultar en un cupo de exportación de hasta 100.000 toneladas.

Además de superar el millón de toneladas en el extranjero, De Freijo destaca el objetivo a corto plazo de expandir el hato bovino argentino, estimado en alrededor de 52 millones de cabezas al cierre de 2023.

Con el mandato de Milei y los próximos cuatro años por delante, se espera que la ganadería argentina experimente tiempos positivos a medio plazo, aunque inicialmente se centrarán en la recuperación de los impactos causados por decisiones tomadas en administraciones presidenciales anteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí