Foto referencial

«El sector se benefició de una gran cantidad de financiación inicial que se ha agotado. Las empresas que están logrando éxitos y cumpliendo hitos deberían tener acceso a capital adicional para seguir financiando su crecimiento», afirma David Verbitsky, director general de Nomura Greentech.

Las primeras inversiones en CEA (agricultura en ambiente protegido) se centraron en gran medida en los mercados a los que podían dirigirse y en el potencial de la tecnología. «Antes, todo se centraba en la tecnología, como la robótica, los sensores y la inteligencia artificial. Los inversores estaban preocupados por el análisis de datos y la implementación de tecnología. Se centraban menos en las operaciones básicas de producción y en la economía a nivel de unidad. Ahora se está volviendo al cultivo y a dar prioridad a las plantas. Las empresas de agricultura de interior son ante todo productores. La tecnología es una herramienta para mejorar la eficiencia operativa y la economía a nivel de unidad, no un medio en sí mismo», señala David.

Como director de AgTech & Sustainable Food en Nomura Greentech, David cuenta con más de 15 años de experiencia en el mundo de las finanzas, especializado en el sector de la alimentación y la agricultura. La misión de Nomura Greentech es potenciar a las empresas y a los inversores que contribuyen a un futuro más ecológico y sostenible, prestando servicios de asesoramiento estratégico que incluyen fusiones y adquisiciones, así como la obtención de capital propio y ajeno para las empresas. Hasta la fecha, Nomura Greentech ha prestado asesoramiento financiero en materia de fusiones y adquisiciones y ha ayudado a obtener capital a varias empresas de agricultura de interior.

Quiebras en la agricultura vertical
Desde 2022 hasta finales de 2023, una serie de quiebras y reestructuraciones han sacudido el sector de la agricultura vertical, con informes a principios de 2023 que estiman una caída del 91% en la inversión de capital de riesgo en el sector desde 2022. La pregunta ahora es: ¿estamos ya fuera de peligro o debe seguir preparándose el sector?

David señala que el mercado sigue teniendo un gran potencial, una historia convincente que contar y consumidores dispuestos a consumir alimentos locales y saludables. Los datos muestran que la CEA como producto o categoría de comestibles está creciendo debido al aprecio de los consumidores por la frescura y una vida útil más larga. Desde el punto de vista financiero, el sector de la CEA también se está ramificando hacia diferentes formas de capital, como la deuda respaldada por infraestructuras y equipos, además del capital social.

«En EE. UU. y Canadá, estamos viendo cómo las explotaciones de interior construyen sus marcas y, cuando los consumidores han probado los productos CEA, vuelven a buscarlos en las tiendas de comestibles. Los datos han mostrado fuertes ventas en los establecimientos para la categoría. Lo que aún no sabemos es si hay preferencia por una marca o por la categoría CEA en general. Si hay dos marcas de lechuga crujiente CEA, los datos muestran que la de menor precio es la primera», señala David.

Aunque muchos cuestionan la rentabilidad de la agricultura vertical, David espera que muchas empresas sean rentables en 2024, lo que puede desencadenar inversiones adicionales en el sector, así como el establecimiento de estándares.

«La estandarización será clave para la madurez del sector. La mejor tecnología será adoptada por una mayor variedad de empresas para ayudarles a alcanzar la rentabilidad y asegurar una mayor huella», concluye David. «Llegar a ser rentables dará a estas explotaciones mucho más control sobre su futuro y estamos aquí para ayudar al sector de la CEA a conseguirlo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí