En cuanto al robusta se calcula en 21,7 millones de sacos, esto quiere decir 300.000 sacos más que en la cosecha de 2023-2024.

La producción de café arábica aumentará de 44,9 millones de sacos a 48,2 millones de sacos. Por su parte, la robusta se calcula en 21,7 millones de sacos, esto quiere decir 300.000 sacos más que en la cosecha de 2023-2024.

El café arábica es más conocido por producir un café más aromatizado y fino, mientras que el robusta se emplea para elaborar sus propias mezclas y producir cafés de una gran calidad.

Visualmente se pueden diferenciar ya que el arábica tiene una forma aplastada y alargada, y la línea que lo atraviesa en la mitad tiene una forma curva. Mientras que el robusta tiene una forma más redondeada junto una con una línea recta que lo atraviesa.

El nivel de cafeína es otro aspecto diferenciador. El robusta tiene una concentración que va de 2% a 4%, y el arábica se encuentra entre 0,7% y 1,5%. Lo cual quiere decir que, en la producción, el robusta tiene más posibilidades de ser resistente a plagas e insectos que se encuentran en las plantaciones.

Para un correcto desarrollo del café arábica se debe encontrar en temperaturas entre 18°C y 23°C, con elevaciones superiores a 900 m.s.n.m. Por su parte, el robusta se puede generar en elevaciones desde y hasta 900 m.s.n.m. con temperaturas superiores a 30°C.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí