Cevallos al inicio se convirtió en parroquia de Ambato, el 29 de abril de 1982. Antes de esta época la región era conocida como Capote y pertenecía a Tisaleo, luego tomó el nombre actual en honor al historiador Pedro Fermín Cevallos.
Por el cantón atraviesa la línea del ferrocarril, cuya estación fue de renombre antiguamente, ya que era del punto más próximo entre la región Sierra y Amazónica, lo que le convirtió en un sitio estratégico, la ciudad creció alrededor de este eje vial y comercial. (CV)

Calzado de calidad hecho a mano
Una de las actividades productivas de Cevallos es la producción de calzado. Los pequeños talleres artesanales se modernizaron con la adquisición de maquinaria, pero conservando la elaboración a mano. En la actualidad hay modernos y amplios almacenes.
En Cevallos operan alrededor de 250 productores de calzado, entre nuevos y antiguos, que compiten con sus productos a nivel nacional y principalmente a las provincias del norte del Ecuador.
Uno de los almacenes de calzado le pertenece a William Rodríguez con su marca Luifer’s. Él contó que en los primeros años de la erupción del volcán Tungurahua, los agricultores buscaron una alternativa económica y se decidieron por la elaboración artesanal de calzado.
Los artesanos empezaron con pequeños almacenes junto a sus talleres, luego los modernizaron e incluso abrieron otros en donde atienden al público con mayor amplitud.

Los grandes manzanales de Cevallos
Una de las actividades económicas es la producción agrícola, crianza de especies menores y cultivo de plantas frutales como capulí, claudias, duraznos, peras y manzanas, que los turistas tiene la oportunidad de contemplar y cosechar con sus propias manos para luego saborearlas y contribuir así con el desarrollo de pequeñas fincas y el progreso de varias familias.
La época de cosecha se da una vez al año en los meses de diciembre, enero, febrero, marzo, abril y mayo, siendo los últimos tres meses la cosecha de manzanas.
Si bien la mayoría de la producción agrícola se realiza en el sector rural de Cevallos, muy cerca del centro hay pequeñas fincas agroturísticas.
Uno de estos lugares es la finca Merceditas, ubicada en el sector de San Pedro. Es sitio ideal para estar en contacto con la naturaleza, se caracteriza por su clima y suelo fértil que permite el cultivo de frutas, hortalizas y legumbres.
Este huerto es adecuado para conocer el modo de cultivo de estos productos, para luego cosecharlos y saborearlos, entre ellos están: las tortillas de maíz en tiesto y la horchata de amaranto.

La tradición gastronómica
La gastronomía es un de los puntales en la economía de este cantón, los platos típicos que se pueden encontrar en Cevallos convocan a gran cantidad de turistas, especialmente los fines de semana.
El Gran Conejo, es uno de los restaurantes que se ha convertido en una atracción para los visitantes, el negocio nació hace 24 años del emprendimiento de la señora Mélida Porras que al inicio empezó con la crianza de los conejos de manera casera.
Así trabajó durante seis años y después el negocio se complementó ofreciendo los mismos animales listos para servirse.
Desde hace siete años el negocio se consolidó y se convirtió en un negocio familiar. Con la compra de una propiedad en Cevallos se abrió el servicio del restaurant y se tecnificó la crianza de conejos y cuyes en galpones de más de 200 m2.
En restaurante El Gran Conejo se prepara una gran variedad de platos de comida criolla: caldo de gallina, yahuarlocro, conejo asado, fritada, cuy asado, mote con chicharrón, gallina al horno, y platos especiales como: pernil, pavos asados y rellenos en Navidad, y conejo al romero como la especialidad de la casa bajo pedido. Atienden los domingos de 12:00 a 16:00 en el caserío Santo Domingo de Cevallos en el Óvalo Lozada.

Cevallos creció con el tren
En Cevallos la antigua parada del tren fue renovada conjuntamente con la línea férrea en todo el país. Esta parada ferroviaria, en sus inicios se constituyó en el eje central de desarrollo de esta localidad.
En la actualidad, en esta estación funciona el ‘Café del tren’ que atiende a los viajeros, así como a los turistas que llegan por otras vías.
La empresa de Ferrocarriles Nacionales con el apoyo del Gobierno Provincial de Tungurahua y la escuela de cocina L’escoffier, años atrás escogieron algunos restaurantes de la zona como proveedores de servicio de comida, esto después de que la escuela de cocina L’escoffier realizara varias capacitaciones en el cantón buscando excelencia en la atención y calidad en los alimentos.
Un ruta actual del tren permite recorrer los típicos parajes del callejón interandino. Se puede apreciar al volcán Tungurahua, y la visita fábricas de calzado para conocer más de este proceso al igual que sus fincas agrícolas y la rica gastronomía.

 

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here