Eduardo Barreiro, vicepresidente de la comunidad Puerto Tizal, indicó que el pasado miércoles, por la mañana, uno de los muros de la laguna de oxidación se rompió y el agua putrefacta ingresó al estuario de Cojimíes causando serios daños.

Aseguró que hubo al menos 20 quintales de peces muertos por la contaminación.
Barreiro dijo que este problema lo vienen padeciendo desde el 2012.
Agregó que en seis ocasiones ha sucedido lo mismo.
El representante de la comunidad aseguró que en la zona la actividad con mayor fuerza es la pesca, y que con lo ocurrido decenas de familias han resultado afectadas.
“Especies como corvina, lisa, robalo, roncador, jaibas, camarón, cangrejo y guariche han aparecido muertas. Esto no puede estar pasando, es una afectación grave al ambiente”, precisó.
Barreiro explicó que tiene documentos avalados por el Ministerio de Salud Pública que indican que las aguas del estuario están contaminadas por la presencia de bacterias fecales.
Galo Vera, jefe político de Pedernales, señaló que el manejo de residuos sólidos es competencia exclusiva del municipio, el cual debería manejarse con responsabilidad para no causar problemas en el ambiente.
Señaló que enviará un oficio solicitando a las autoridades de Ambiente que investiguen y sancionen.
Inspección. El pescador Lifonso Vera aseguró que lo sucedido es inaudito.
Ahora no sabe qué hacer, pues él se dedicaba a la pesca y no puede seguir trabajando.
Stalin Torres, director de Gestión Ambiental del municipio, indicó que de acuerdo al gerente de la empresa, las aguas fueron evacuadas debido al tratamiento de la planta.
Él le habría asegurado que harán una inspección en Puerto Tizal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here