La clave es haber vuelto al gremio empresa: FEDEARROZ DE COLOMBIA

Las asociaciones o cooperativas bien organizadas son la mejor herramienta para el desarrollo del sector agropecuario. Según La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, Las cooperativas desempeñan un papel fundamental en la reducción de la pobreza, la mejora de la seguridad alimentaria y la creación de oportunidades de trabajo y generación de ingresos.

Lamentablemente en Ecuador la mentalidad individualista no ha permitido que los gremios especialmente los de pequeños productores, abandonen el paternalismo y quieran independizarse.

Gustavo Marún,  quien fue productor de banano, arroz y soya, y una de las primeras personas que hablo de la necesidad de organizar a los productores, recuerda como hace 30 años intento conformar un gremio arrocero fuerte pero fue enfrentarse a varios inconvenientes con empresas del Estado por  precios, créditos y además, “aunque tuvimos algunos éxitos,  no logramos consolidarnos por cambios de administración que prosiguió con la dependencia del gobierno que ha sido el problema mayor. La falla de los gremios es la dependencia” indicó.

Según el productor, en la actualidad se está tratando de salir de ese esquema, pero por lo general son los gremios fuertes en recursos económicos.” Una prueba de ello es el clúster bananero que ha formado toda la cadena tratando de afrontar todos los desafíos a los que se han enfrentado en este momento, pero para eso hay que tener dinero, hay que hacer gremios fuertes económicamente, como también lo es el camaronero. Lo ideal sería que como en Colombia, exista una ley que permita crear un fondo parafiscal que ayude a  financiarse a los gremios, y que las organizaciones gremiales brinden servicios que vuelvan al productor eficiente y que tengan negocios, que se vuelvan empresas fuertes” expreso Marún.

Pero cómo se maneja actualmente el tema en Ecuador.   Eddie Pesantez, Viceministro de desarrollo productivo agropecuario del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), manifestó a este medio que actualmente Ecuador desarrolla una política de cooperativismo más asociada a la capacitación y efectividad en la producción que clientelar.

“En un pasado nuestros productores se dejaron seducir por políticas donde solo se les regalaba, pero ahora lo queremos es que más bien se den cuenta del poder que tienen con su trabajo que junto a la técnica se llega a un desarrollo competitivo total” manifestó.

Para Pesantez, lo más importante en este momento es buscar volúmenes de producción para entrar en mercados más grandes, a su criterio allí es donde entra la asociatividad y el cooperativismo.

Actualmente los incentivos que otorga la cartera de agricultura van a depender de los programas y cultivos explica el vocero, por ejemplo, la subsecretaría de ganadería tiene el programa de ganadería sostenible, el cual busca potenciar este sector a través de asesoría técnica, desarrollo reproductivo genético e incentivos sanitarios.

“Lo que estamos dando es el ejemplo de cómo se debe mejorar” manifestó, agregando que lo más importante es que los productores aprendan y desarrollen la técnica ya que con el tiempo se darán cuanta que estas técnicas son viables para su crecimiento.

Con la nueva normalidad post Covid-19, indica Pesantez, lo más importante ahora es no dejar de estimular la producción alimentaria, aunque ha disminuido la demanda de algunos productos, considera que es momento para saber almacenar los que se puedan almacenar y en otros casos proyectar las cosechas, porque de esa manera se mantiene la seguridad alimentaria.

La clave es haber vuelto al gremio empresa ¿Pero Como ha logrado Colombia hacer Gremios fuertes?

Un ejemplo de Asociatividad, es la Federación de Arroceros de Colombia, Rafael Hernández, gerente del gremio en entrevista a EL PRODUCTOR. COM, explicó  que este gremio se creó por la necesidad de los arroceros de defenderse  de algunos atropellos que estaban recibiendo los productores por parte del gobierno de ese entonces con los impuestos, la falta de investigación, los bajos precios y las importaciones de grano  y se unieron varios productores con liderazgo para luchar por su cultivo formando la federación.

“Para no depender del gobierno la Federación empezó a incursionar en la comercialización, la importación de semillas y agroquímicos y se creó un departamento comercial que empezó a vender y así fuimos teniendo recursos para fortalecernos” expresó Hernández.

La investigación era el mayor cuello de botella de los arroceros en esa época y se resistían a depender del gobierno, pero como no tenían dinero, destaca el dirigente, propusieron crear una ley y crear la cuota de fomento arrocero, que sería destinada únicamente a investigación.  Esto es una contribución en la que pagan los arroceros por cada tonelada de arroz producida para promover el desarrollo tecnológico del cultivo.  El valor de esa cuota es del 0.5% del precio de venta de cada kilogramo de arroz paddy. Cuota que es administrada por el gremio con el control del gobierno y únicamente para investigación, recalcó Hernández.

“Con este dinero ya se han investigado más o menos 40 variedades de arroz, se crearon algunas plantas de semilla, pagamos todos los investigadores y laboratorios, si en algún momento este fondo queda sin dinero la federación le presta pero nunca paramos la investigación. La clave es haber vuelto al gremio empresa “enfatizó el dirigente.

En este momento es difícil competir con un gremio como este, es poderoso, tiene peso político, unidos logramos muchas cosas en el tratado de libre comercio, asegura Hernández.

Actualmente  y con la unión de casi 8 mil productores, la Federación  cuenta con  3 plantas de semillas, 4 centros experimentales , una planta de agroquímicos, una empresa que productos agroquímicos genéricos, maquilamos a muchas multinacionales, y la plata de las subastas que se hacen de los arroces que se importan de EEUU en virtud de tratado de libre comercio nos deja utilidades y compramos 4 molinos para el productor que quiera utilizarlo,  y ya tenemos  20 seccionales en cada zona arrocera de Colombia para apoyar a los agricultores. Hemos tratado de mostrarles a los agricultores que tenemos que hacer las cosas y no esperar a que nos hagan todo, recalcó.

“El éxito ha sido la unidad de criterio y tener buenos líderes.  Solo pueden afiliarse quienes siembren arroz y con este criterio hemos logrado bajar costos, aumentando producción, hemos financiado maquinaria, secamientos, la idea es enseñar a pescar y no dar el pescado y que la gente sea competitiva ya que en 5 años se termina la protección que hay con el arancel, y quien no sea competitivo no va a poder continuar.

“Cuando el agricultor no siente la necesidad de tener un gremio, es porque el que el gobierno le da todo, no lo necesita, es importante tener un líder, cuando los agricultores se unen tienen peso en todos los estratos. Colombia tiene una cultura de gremios”, enfatizó el dirigente.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí