Aunque al principio hubo cierta preocupación en lo que respecta a la calidad debido a las condiciones meteorológicas adversas en muchos países productores, los cultivos de uva en España y la India parecen relativamente poco afectados, mientras que Italia ha sufrido algunos de estos temidos daños. En otros países, principalmente en Norteamérica y Sudáfrica, la principal causa de problemas son los continuos problemas logísticos y los elevados costes asociados a ellos.

España: Uvas españolas de buena calidad y tendencia hacia las variedades sin pepitas
La campaña de uva de mesa está llegando a su fin en la Región de Murcia, principal región productora y exportadora de España. Las condiciones meteorológicas, sin lluvias extremas, han permitido una cosecha de buena calidad y una prolongación de la temporada. De hecho, la campaña de exportación de uva de mesa española suele terminar a finales de octubre o en la primera semana de noviembre. Los precios son más bajos ahora mismo debido a la competencia de otros orígenes como Italia, que también está extendiendo su campaña y aumentando sus volúmenes de uva sin pepitas. Los elevados costes de los fletes marítimos han provocado un descenso de las exportaciones a terceros países, especialmente a Asia. El sector de la uva española considera el aumento de los costes de producción como la mayor amenaza para la campaña de 2022.

La inversión en nuevas variedades de uva de mesa sin pepitas con valor añadido está impulsando el consumo de uva en cada vez más mercados. Según los productores y comerciantes, en los últimos tres años se ha producido un aumento de la demanda en países en los que prácticamente no se consumía uva sin pepitas. Esto se nota sobre todo desde la temporada pasada, tanto en el mercado español como en el francés. La uva española está ganando terreno en el centro y norte de Europa, donde hasta ahora dominaba Italia.

Según un exportador, aunque el aumento del consumo de uva de mesa sin pepitas no será tan acusado en los próximos años, variedades como la gama Candy tienen todavía mucho margen de crecimiento. Los consumidores están empezando a conocerlas y las demandan. Hay un futuro muy prometedor para este tipo de uvas de mesa sin pepitas en España.

El cultivo de uva de mesa en España se concentra sobre todo en la Región de Murcia, Alicante y, en menor medida, algunas provincias de Andalucía. Hay más de 14.000 hectáreas dedicadas a este cultivo, de las cuales 6.688 corresponden a uva de mesa blanca con pepitas, 3.452 a uva de mesa tinta sin pepitas, 2.441 hectáreas a uva blanca sin pepitas y 1.891 hectáreas a uva de mesa tinta sin pepitas, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación procedentes de la Encuesta de Superficies y Rendimientos de Cultivos de España 2020. La producción global de uva de mesa en España se sitúa en torno a las 275.000 toneladas.

Países Bajos: Las uvas europeas dejan paso a las de ultramar
Las uvas europeas están dejando paso a las de ultramar en el mercado holandés. La temporada de ultramar comienza tradicionalmente con las uvas brasileñas, y Perú también está suministrando todas las variedades al mercado. La temporada griega ha terminado y, según un importador, la oferta de uvas italianas también está disminuyendo rápidamente. La temporada italiana no ha sido mala en términos de calidad, pero las cifras han sido significativamente menores debido al tiempo cálido, y las ventas se quedaron atrás con respecto a las de años anteriores. Se espera que la cosecha de uva sudafricana sea similar a la de temporada anterior. La India disfruta de buenas condiciones meteorológicas y espera buenos rendimientos. «Esperamos que esto también conduzca a que los precios se mantengan a un nivel aceptable y que no haya demasiada presión en el mercado», concluye el importador.

Alemania: Venta «imparable» de uvas italianas
Un mayorista de Múnich ofrece tanto la variedad verde Sugar One como la roja Crimson, que se envasan y venden en bolsas de papel.

La temporada comenzó entre finales de junio y principios de julio y probablemente terminará en diciembre. Tanto en términos de precio como de sabor, las uvas italianas son «de primera categoría», afirma el mayorista. Además, afirma que si bien los precios son un factor importante para la venta, el aspecto, el sabor o una buena textura también son relevantes.

Según él, la calidad de las uvas es muy buena. Su empresa recibe semanalmente unos cinco palés de uvas rojas y cuatro palés de uvas verdes procedentes de Italia, y el producto está disponible durante todo el año.

Las uvas se suministran al sector gastronómico, los comedores (escolares) y los hospitales, entre otros. La uva genera un gran interés y se utiliza como guarnición de fruta para las comidas. El vendedor afirma que las ventas son «imparables», porque incluso en invierno se necesitan buenas cantidades, ya que otros productos no están disponibles durante este periodo, o lo están solo en cantidades muy pequeñas.

La demanda sigue siendo alta y relativamente similar a la del año pasado, afirma. Los precios se han mantenido estables a lo largo de la temporada y solo un poco por debajo de los del año pasado. Las uvas se cultivan de forma convencional, ya que apenas hay demanda de uvas ecológicas, sobre todo porque el precio en el mercado mayorista de Múnich para las uvas ecológicas casi duplica al de otros mercados.

Italia: Las ventas de uvas sin pepitas se han duplicado en los últimos dos años
Para la uva de mesa siciliana, la primera parte de la temporada (mayo-agosto) fue excelente, mientras que la segunda fue prácticamente desastrosa. A partir de finales de agosto hubo problemas debido al intenso calor, con temperaturas que llegaron a superar los 45 °C. Los frutos sufrieron deshidratación y, por tanto, la calidad fue en general mala.

Para el producto tradicional con semillas, los precios al principio de la campaña fueron satisfactorios para los productores, oscilando entre un mínimo de 1,20 euros por kg para el producto temprano de invernadero hasta un máximo de 1,60. En cambio, en la parte central de la campaña, los precios oscilaron entre 0,80 y 1,20 euros por kg, antes de bajar en la parte final a 0,80 y luego a 0,50 (e incluso menos en algunos casos).

La competencia directa para el producto siciliano empieza cuando España comienza a suministrar sus uvas sin pepitas a mediados de julio, al mismo tiempo que Apulia. Grecia también ingresa al mercado a finales de julio con la uva Victoria, pero este año, durante esa parte de la temporada, el producto siciliano era muy bueno y de gran calidad, por lo que no se vio afectado por esta competencia.

Las uvas sin pepitas son sin duda las que marcan tendencia. Es un hecho innegable. Los mercados más interesantes para las uvas italianas con pepitas siguen siendo Francia y Suiza.

Según las estadísticas, en el año que terminó en septiembre de 2021 compraron uvas más de 16,5 millones de familias italianas, lo que corresponde al 63,3% del total de familias. La categoría es muy estacional y, por tanto, la mayor parte de las compras (6,6 de media por familia por un valor de 2,77 euros por cada compra) se concentra entre agosto y noviembre.

El tipo más comprado es la uva blanca sin pepitas (casi 3,3 millones de familias compradoras, más del doble que hace dos años).

Sudáfrica: Temor cara a la temporada de uva sudafricana debido a los problemas logísticos 
La nueva cosecha de uva empezó la semana pasada en la región del Norte (Limpopo) y en Namibia con la Early Sweet blanca sin pepitas y la Starlight roja sin pepitas. Gran parte de la cosecha temprana se destina al mercado nacional, donde el precio medio de la uva es de 78 rands (4,48 euros) por kg.

Se estima que la cosecha de esta temporada se sitúa entre 70,6 y 77,7 millones de cajas de 4,5 kg, la mayor parte de ellos procedentes de la última región productora de uva: la región del río Hex. La temporada pasada se exportaron 72,18 millones de cajas de 4,5 kg; una cantidad récord.

La temporada anterior fue muy complicada, con lluvias que provocaron problemas de calidad, desafíos logísticos, una demanda deprimida en el mercado y un fortalecimiento de la moneda local (que reduce los ingresos por la exportación), y hay cierta inquietud en lo que respecta a los plazos de envío y la disponibilidad de contenedores al comienzo de la nueva temporada. Los aumentos de las tarifas de los fletes, sobre todo para aquellos con destino a Oriente Medio y Extremo Oriente, son considerables.

La industria sudafricana de la uva está lidiando con una mayor competencia internacional por parte de Perú, Chile, Brasil e India.

India: Perspectivas positivas para la uva india a pesar de las inclemencias del tiempo
Este verano se han registrado lluvias incesantes en algunas partes del norte de la India que han provocado inundaciones y corrimientos de tierra, causando graves daños a infraestructuras y pérdidas de vidas humanas. Sin embargo, en general, el oeste de la India, especialmente las regiones productoras de uva de Maharashtra, no se han visto afectadas por esto. En algunas zonas de los alrededores de Nashik, donde las plantas de uva estaban en la fase de floración, las lluvias dispersas provocaron algunos daños. Dadas las condiciones que se han dado hasta ahora, la India espera una buena cosecha de uvas tanto en términos de calidad como de volumen. El año pasado, la calidad de las uvas indias se consideró buena en la mayoría de los mercados. Los productores son cada vez más conscientes de los beneficios de una cosecha de alta calidad y están implementando prácticas agrícolas inteligentes para mejorar la calidad de la uva.

Norteamérica: El suministro de uvas de California es más escaso que en esta misma época del año pasado
Según el informe más reciente sobre el almacenamiento en frío en California, hay 2,4 millones de cajas menos de uvas tintas almacenadas en frío en comparación con el año pasado y 3,4 millones de cajas menos que en 2019. «Parece que habrá escasez en el suministro de uvas rojas de California en diciembre», dice un cargador. «En noviembre todavía hay fruta a la venta y están envasando producto fresco».

A pesar de que las uvas californianas se cultivan en gran parte bajo plástico, la intensidad de la lluvia en California en un corto periodo de tiempo conllevó retos a la hora de proteger esa fruta. «La cantidad de uvas rojas en el informe de hace dos semanas no ha aumentado, lo que significa que toda la fruta cosechada en las dos últimas semanas no está entrando en el almacén porque saben que ahí no aguantará», dice el expedidor.

Las uvas verdes son más abundantes, «pero esperamos que las cifras de envasado de uvas verdes sin pepitas también se reduzcan a medida que nos acercamos a mediados de noviembre», dice el expedidor. «Creemos que California se enfrentará a retos relacionados no solo con la disponibilidad, sino también con el estado de esa fruta en las cámaras frigoríficas».

Si bien se prevé una escasez en el suministro de uva roja, no se espera ningún vacío en el mercado, ya que «la fruta está ya llegando de Brasil y Perú», dice el expedidor.

La cosecha ha comenzado en Perú y los mayores volúmenes deberían llegar a mediados de diciembre. «Estados Unidos sigue siendo el mercado preferido para Perú y se prevé que este año tenga una cosecha de más de 60 millones de cajas, lo que supone un aumento del 10% respecto al año pasado», dice el expedidor. El otro mercado importante para la fruta peruana es Asia, aunque dados los problemas logísticos que se están viendo a nivel mundial y los informes de que la fruta podría sufrir retrasos de 40 a 60 días, enviar a los EE. UU. podría ser más atractivo para los productores peruanos.

Sin embargo, los envíos de fruta desde el norte de Perú a los EE. UU. son más costosos. «No habrá consistencia en los envíos de los primeros volúmenes sudamericanos», añade.

Las uvas brasileñas deberían empezar a llegar en la última semana de noviembre, y en general, la cosecha brasileña parece estar a un nivel normal. «No espero que haya aumentos en el volumen procedente de Brasil porque no ha habido un crecimiento sustancial de las plantaciones allí en los últimos cinco a siete años».

En cuanto a las importaciones chilenas, la cosecha global sigue siendo una incógnita. «Muchos productores sufrieron económicamente el año pasado y no estamos seguros de cómo se las van a arreglar para poner su cosecha en el mercado este año», dice el expedidor. Se prevé que la primera llegada de fruta a granel desde Chile se produzca en torno al 20 de diciembre y que la mayor parte de esa fruta sea de la variedad Flame Seedless. Aunque los minoristas se centran en las mejores variedades, si hay escasez en el mercado de la uva roja, la aceptarán.

En cuanto a los precios, los de California están subiendo actualmente. «Prevén una menor oferta de aquí a finales de año y los productores de Brasil y Perú lo saben», afirma el expedidor. «Están centrados en el envío de fruta a Estados Unidos para aprovechar el potencial de un mercado al contado más sólido en diciembre».

Dada la combinación de precios más altos y los altos costos de flete, el expedidor prevé que los minoristas al este del Misisipi, especialmente los de la costa este, podrían cambiarse a la fruta importada antes. «Ahora mismo, el flete marítimo desde Perú es más barato que el transporte por camión desde California a la costa este».

Australia: Continúan las altas exportaciones de uva australiana
La temporada de uva de mesa australiana acaba de comenzar con la llegada de las variedades tempranas al mercado. A estas alturas del año, los precios al por menor en el mercado doméstico de una de las variedades, la Flame Seedless, oscilan entre 10 y 17 dólares por kilo, dependiendo de la tienda y la ubicación. Pero las exportaciones volverán a ser muy relevantes durante la presente temporada de uva de mesa australiana, después de que el producto fuera el mayor generador de valor en la exportación de frutas y verduras del país en el año fiscal 2019/20, con un total de 622,9 millones de dólares, ya que continuó su crecimiento interanual. Según las estadísticas, las exportaciones de uva de mesa han duplicado su valor en las últimas cinco temporadas, desde los 240 millones de dólares registrados en la temporada 2014/15. Incluso en la temporada 2020/21, afectada por la COVID-19, se invirtió mucho para continuar con la promoción de la fruta australiana en los mercados clave de Asia, así como a nivel nacional. El gran aumento en el número de nuevos consumidores, tanto en el país como en el extranjero, sugiere que la demanda de uvas de mesa australianas continuará aumentando en los próximos años. En general, el valor de la producción de uva de mesa australiana ha crecido a una tasa media anual del 13,4% durante los cinco años hasta 2019/20, y en ese año se produjeron 214.660 toneladas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here