Tras una semana de suspensión, el Gobierno de Estados Unidos ha vuelto a permitir la importación de aguacate proveniente de México.

El embajador de EE UU en México, Ken Salazar, ha informado sobre la “reanudación inmediata” de los trabajos de los inspectores estadounidenses para los envíos del fruto mexicano destinado a su país, por lo que a partir de este sábado se espera que los primeros cargamentos salgan rumbo a la frontera norte. “Les agradezco por trabajar con mis colegas de seguridad en la embajada de los Estados Unidos para promulgar las medidas que garantizan la seguridad de nuestros inspectores del APHIS -Departamento de Inspección Sanitaria en EE UU-, en el campo”, ha dicho Salazar.

La Administración de Joe Biden suspendió las exportaciones de aguacate la semana pasada luego de que uno de los agentes fitosanitarios que trabaja en los sembradíos michoacanos fuera amenazado vía telefónica. La única ruta internacional del aguacate mexicano también es una tierra minada por el narco: con el auge de este cultivo llegó también la atención de los cárteles de la droga de la región y las tensiones entre productores de otros Estados. Desde hace años, empresarios y agricultores denuncian extorsiones, secuestros y amenazas constantes de estos grupos delictivos, un incremento de la violencia que puso contra las cuerdas la salida de miles de toneladas diarias de aguacate, un mercado que también ansía Puebla.

Los siete días de suspensión han ocasionado un incremento del precio del aguacate y pérdidas para los agricultores mexicanos de al menos 50 millones de dólares. Ante el apremio de enviar el fruto ya cortado y de no frenar una de las arterias comerciales vitales para Michoacán, a mediados de esta semana el Gobierno mexicano presentó una propuesta de seguridad a EE UU. El plan implica la creación de una unidad de inteligencia y seguridad en las zonas aguacateras. El Gobierno estadounidense ha demorado un par de días, pero finalmente ha dado el visto bueno a la iniciativa. Salazar ha hecho hincapié en la rápida respuesta y cooperación del gobierno de Michoacán, el federal de México y la Asociación Mexicana de Productores y Exportadores de Aguacate (APEAM).

A través de su cuenta de Twitter, el director de la APEAM, Armando López, celebró la decisión de EE UU y llamó a los productores a “cuidar con vigilancia extrema” el programa de exportación al otro lado de la frontera norte. De la exportación aguacatera dependen unos 300.000 empleos en el Estado. Más del 80% de las exportaciones mexicanas de este fruto se destinan a Estados Unidos, su principal socio comercial, envíos valuados en unos 3.500 millones de dólares, según la asociación de productores.

Desde hace 25 años, Michoacán es el único Estado mexicano que cuenta con el aval de EE UU para exportarles sus aguacates y actualmente Jalisco está en trámites para conseguir la certificación estadounidense y también poder tener una tajada de este pastel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí