Foto tomada de la web de desdeelsurco/ Por Francesca Aguilar

La pudrición de cogollo (PC) es una enfermedad fúngica que afecta a los cultivos de palma africana, causando síntomas como la pudrición de todos los nuevos tejidos, además del amarillamiento y secamiento de las hojas jóvenes. Existen condiciones que ayudan a que la plaga se desarrolle con mayor facilidad como las temperaturas entre los 27 y 30 °C, ausencia de periodos secos, baja radiación solar y lluvias frecuentes.

Esta enfermedad ha sido la responsable de la perdida de alrededor de 120 mil hectáreas en los últimos 4 años dentro del territorio ecuatoriano, así lo indicó Carlos Chávez, presidente de La Asociación Nacional de Cultivadores de Palma Aceitera (ANCUPA), en entrevista con nuestro medio, además señaló que una de las zonas que se ha visto gravemente afectada por la pudrición del cogollo es Quinde, sin embargo, la enfermedad continúa extendiéndose a sectores aledaños.

Agregó que “no hay ningún tipo de freno a la enfermedad, más bien ha ido avanzando, no necesariamente por el invierno, sino en cualquier estación del año.”

Chávez señaló que las pérdidas económicas por esta enfermedad representan un valor incuantificable, añadió que en la actualidad no existe una solución técnica para combatir la pudrición de cogollo, “se ha luchado desde hace muchos años para buscar algún tipo de agroquímico que pueda frenar esta enfermedad, pero no se ha logrado, y tampoco se ha podido con prácticas agrícolas.”

Hasta el momento las provincias que se han visto afectadas por la enfermedad son, Esmeraldas, Santo domingo de los Tsáchilas, Imbabura, Manabí y Pichincha. Resaltó que desde el Gobierno no ha existido una acción que permita mitigar la proliferación de la enfermedad, “no ha habido ningún tipo de acción para la erradicación, que es lo que nosotros hemos reiterado en repetidas ocasiones, para que la enfermedad no llegue a la velocidad de afectación como la hemos tenido” dijo.

Resaltó que es importante contar con un sistema de control fitosanitario, sobre todo para proteger la zona sur del país que todavía no ha sido afectada por la enfermedad, anotó que “es la zona que hoy por hoy está abasteciendo el aceite de Ecuador y no vemos ningún tipo de acción fitosanitaria o algún tipo de prevención en las plantaciones por parte del Estado.”

Para el dirigente es importante que el Gobierno tome acciones por el bien del sector pomicultor, tales como la emisión del reglamento para la ley de la palma, así como líneas de crédito para que los agricultores que estén interesados en volver a sembrar palma puedan hacerlo, y la erradicación de las plantaciones ya afectadas, esto con el fin de disminuir la reproducción de la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí