Foto tomada de la web de telesurtv.net/ Por Francesca Aguilar

Las constantes lluvias a lo largo del territorio ecuatoriano continúan, esto ha alertado a la población, llevándolos a pensar que podría tratarse de un fenómeno del niño, debido a que estas altas precipitaciones ya han causado algunos daños dentro del país, dejando incluso víctimas mortales.

El teniente de navío Michael Linthon Álvarez, quien es director de Oceanografía y meteorología del INOCAR, explicó a nuestro medio que lo que está sucediendo en Ecuador actualmente no se trataría de un fenómeno del niño, ya que el mismo tiene un efecto a nivel mundial y hasta el momento las lluvias se mantienen dentro del país.

“Lo que nosotros estamos viviendo son anomalías, pero muy concentradas en nuestras costas, de Ecuador y Perú” anotó.

Sin embargo, indicó que, en base a los pronósticos y los modelamientos matemáticos, posiblemente para el segundo semestre del año podría presentarse un fenómeno del niño en Ecuador.

Linthon hizo énfasis en que dentro del país se tienen dos temporadas, la de lluvias y la seca, a pesar de ello por las anomalías que se han presentado en las costas ecuatorianas, la temporada de lluvias se ha alargado, pero en el caso de darse un fenómeno del niño entre julio y agosto de 2023, se espera que las precipitaciones no alcancen altas intensidades como las de estas últimas semanas, ya que este evento se daría en los meses de temporada seca.

“Habrá lluvias por un evento del niño causado por el calentamiento del mar, pero no estará potenciado por la estacionalidad del país, porque en esos meses es normalmente la época seca”, explicó el experto.

Destacó que, ante la alta posibilidad de un evento del niño, no se sabe cuánto tiempo podría extenderse, ya que en base a los registros de años anteriores este fenómeno no tiene una duración fija, todo depende de cómo se encuentren las condiciones oceanográficas en ese momento.

Linthon también se refirió a las afectaciones que puede tener el sector agropecuario en el caso de que se presente este fenómeno, resaltando que existe una preocupación grande, ya que, de acuerdo a lo vivido en otros años, repercuten en el sector pesquero, agrícola y ganadero.

“En el sector agrícola ya se ha reportado muchas veces que las plantaciones no se han podido producir correctamente por la excesiva cantidad de lluvia” acotó.

Finalizó indicando que desde el INOCAR recomiendan a la ciudadanía mantenerse informada por medio de las fuentes oficiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí