EL UNIVERSAL
Actualmente en Venezuela la producción de leche está promediando aproximadamente cuatro millones y medio de litros diarios en el campo venezolano, de los cuales la gran parte se utiliza en la fabricación de quesos.
Así lo afirmó el presidente de la Fundación Nadbio y del Observatorio Nacional del Circuito Lácteo, Andrés Kowalski, quien agregó que en Venezuela existen alrededor de 132 mil productores pecuarios básicamente de ganado bovino, que son vacuno y bufalino.
El 42% de esa leche que se produce en campo se convierte en queso en las mismas fincas, en lo que llaman quesos artesanales, los que se compran en los centros de distribución o en los mercados en las principales ciudades y el 46% se va a las queseras informales que también producen quesos.
“Estamos hablando de que 88% de la leche que se produce en el país se convierte en queso, y que solo 12% va a la industria. Al mismo tiempo, en la industria, de esos 12 puntos porcentuales cuatro se convierten en quesos madurados, gouda, tipo manchego, parmesano, etc., y 6.7% se convierte en leche en polvo. El resto se convierte en la leche de larga duración y en la pasteurizada. Esta última era antes la líder de la industria de lácteos, pero actualmente ha perdido terreno”, explicó Kowalski.

Preservar el producto
Muchos se preguntarán por qué se produce tanto queso y la razón es que la leche, que es un producto de excelente valor nutricional, si no se procesa rápidamente se daña; también porque es un gran medio de cultivo para que crezcan microorganismos, entonces, para preservarla se convierte en queso gran parte de esa leche. Si no se convirtiera en queso no podría llegar a la industria, es una manera de preservar el producto y afortunadamente el venezolano es culturalmente consumidor de queso blanco duro, llanero, merideño, etc.
“Ese mercado es completamente abastecido en Venezuela por la producción nacional e incluso parte de ese queso termina en el vecino país, Colombia”, añadió el experto.
Kowalski aseguró que el mercado de la leche y el queso en Venezuela se comporta como un mercado perfecto, controlado básicamente por la oferta y la demanda, es como un reloj suizo. “Creo que somos uno de los pocos países que puede predecir cuando los precios van a subir o bajar de acuerdo con la oferta, es estacional”.

El mercado nacional está abastecido
Definitivamente la leche que predomina en Venezuela es vacuna. La bufalina ha venido avanzando, el búfalo posiblemente está en 17%. La producción de leche nacional la aportan los búfalos, con esta leche se hace queso completamente. Y en el caso de cabras y ovejas, también tenemos rebaños de ovejas que producen leche.
La producción de leche de cabra ha venido creciendo lentamente, pero para el consumo nacional tales productos todavía son estilo gourmet.
La producción grande es de vacuno, y una de las cosas interesantes es que el mercado nacional está abastecido porque se produce más de lo que necesita el consumidor.

Comportamiento de los precios
En cuanto a los precios, Kowalski señaló que están bajos, pero empiezan a subir poco a poco, en la medida en que las lluvias se van apartando, esto coincide con la máxima producción de leche.
Explicó que cuando entran las lluvias es cuando se produce el nuevo pasto en las sabanas, la producción aumenta, los precios bajan y en la medida que van saliendo las lluvias en algunas regiones de Venezuela, el precio finalmente deja de bajar y empieza a estabilizarse.

La exportación de leche
Venezuela debe convertirse en un país que pueda exportar porque el mercado, con el bajo poder adquisitivo que tiene el venezolano, está completamente cubierto, el 65% de la leche que se produce en Venezuela se da en estados de frontera y de manera informal sale alrededor de 30% al mercado colombiano. Eso permite que el precio no baje tanto.
Recordó el representante de Nadbio que, en la época de pandemia en 2021, “estábamos con la frontera completamente cerrada, vimos como los precios de leche y queso en Venezuela eran sumamente bajos, no llegamos a rebasar a nivel del productor los 26 centavos por litro, y ahora, que es el momento más bajo del año, estamos por encima de los 35 centavos”.
De allí la importancia del mercado colombiano para la producción de leche en Venezuela, porque el consumo venezolano no es suficiente para poder tomar toda la leche que se produce hoy en día en Venezuela.
“Pero no es porque se produzca más leche sino porque el consumo ha bajado y la recuperación va a ser lenta, entonces el productor venezolano y la industria tienen que apuntar a mercados globales; como sucede en todos los países, ya el mercado no es solo el mercado local, ahora el mercado es el global”, señaló.
Kowalski señaló que “tenemos experiencias de exportaciones, una empresa venezolana exportó queso mozzarella a Estados Unidos entre 2017 y 2019, aprobado por FDA. De allí que existan posibilidades, porque ya el mercado nacional no acepta más leche, por eso es necesario hacer las exportaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí