Imagen referencial

La sequía actual y unos tiempos de tránsito mucho más lentos en el Canal de Panamá, puesto que el país enfrenta el octubre y la temporada de lluvias más secos en 73 años, se sigue con mucho interés, puesto que el 82% de los más de 354,6 millones de cajas de bananos que Ecuador exporta anualmente atraviesan este canal interoceánico.

De acuerdo con José Antonio Hidalgo, director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), «el 82% de la carga de banano ecuatoriano despachado recurre necesariamente al canal de Panamá. En concreto, lo que se destina al mercado de la costa este de los Estados Unidos de América, Europa, el Mediterráneo y Rusia, a excepción de Vladivostok. El 12% se envía a la costa oeste de los Estados Unidos de América, Asia oriental (China, Japón, Corea del Sur), Vladivostok y Sudamérica. Del total que cruza el Canal de Panamá, el 80% lo hace en buques portacontenedores y el 20% en buques especializados, que han tenido problemas para atravesar el canal».

La Autoridad del Canal de Panamá, en su última circular (del 8 de noviembre) para los armadores y los gestores de flotas, advirtió de que, con un 41% menos de lluvias este invierno y los próximos meses de verano con respecto a lo que es habitual, en el próximo par de meses se reduciría mucho el número de barcos que cruzaran el canal. Está también el reto de repartir el uso de agua dulce del canal entre lo que se necesita para la mitad de la población de Panamá (que tiene un total de 4,44 millones de habitantes). «El canal y el país se enfrentan al reto de la próxima temporada seca con unas reservas hídricas mínimas que deben garantizar el suministro para más del 50% de la población y, al mismo tiempo, mantener la actividad del canal interoceánico».

Hidalgo dice que los buques portacontenedores que más retrasos han sufrido en Panamá han sido, en concreto, los Neopanamax y Postpanamax, «debido a su alto calado, que se construyeron en los últimos cinco años con el objetivo de ahorrar días de navegación y reducir el consumo de combustible en un contexto de altos precios del petróleo. No ha sido el caso para la mayoría de los buques frigoríficos, que no han tenido problemas para cruzar el canal hasta la fecha».

Según él, el sector bananero de Ecuador sigue muy de cerca los movimientos semanales de los buques a través del canal. «La mayoría de los contratos con los buques frigoríficos son bianuales. Además, la reducción de los fletes de los buques ha sido menor en comparación con la carga seca a granel sin contrato. Ecuador vende en la modalidad FOB, por lo que el valor del flete es competencia del importador. La situación en el Canal de Panamá está directamente afectada por un problema climático, por lo que la situación logística debe analizarse semana a semana para evitar un déficit o un exceso de oferta en los mercados de destino», concluye Hidalgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí