La “Convención Internacional de Suelos 2023: Nuevas Estrategias de Fertilización y Biorremediación", busca definir e incrementar proyectos de innovaciones que permitan mejorar la calidad del suelo agrario.

por el University College de Londres

El estudio, publicado en Nature Food, encontró que en muchas regiones del mundo se elimina más potasio de los suelos agrícolas del que se agrega. También ofrece una serie de recomendaciones sobre cómo mitigar el problema.

El potasio es un nutriente vital para el crecimiento de las plantas que ayuda con la fotosíntesis y la respiración, cuya falta puede inhibir el crecimiento de las plantas y reducir el rendimiento de los cultivos. Los agricultores suelen esparcir fertilizantes ricos en potasio en sus campos para reponer el nutriente agotado, pero los problemas de suministro pueden inhibir su uso y persisten dudas sobre su impacto ambiental.

Los investigadores informan que, a nivel mundial, alrededor del 20% de los suelos agrícolas enfrentan una deficiencia grave de potasio, y es probable que determinadas regiones experimenten una escasez más crítica, incluido el 44% de los suelos agrícolas en el sudeste asiático, el 39% en América Latina, el 30% en Sub-Asia. África del Sahara y el 20% en Asia Oriental, en gran parte debido a prácticas agrícolas más intensivas.

El coautor, el profesor Mark Maslin (Geografía de la UCL), dijo: “El potasio es fundamental para mantener el rendimiento de los cultivos que mantienen al mundo alimentado, y su agotamiento representa una amenaza significativa para la seguridad alimentaria de millones de personas en todo el mundo. Este es un problema que se pasa por alto”. Es un problema que debe abordarse con una serie de acciones a medida que la población mundial continúa creciendo”.

Los agricultores suelen recurrir a la potasa como fertilizante para reponer el potasio de sus campos, pero el precio del mineral puede ser bastante volátil. La producción de potasa está muy concentrada: sólo doce países dominan el mercado internacional de fertilizantes potásicos valorado en casi 12 mil millones de libras esterlinas, y Canadá, Rusia, Bielorrusia y China producen el 80% del total de potasa cruda del mundo.

Los investigadores destacan cómo en abril de 2022, el precio de la potasa aumentó un 500% con respecto al año anterior tras una “tormenta perfecta” de factores, incluida la creciente demanda de fertilizantes, el aumento de los precios del combustible , la recuperación de la pandemia y una serie de acciones gubernamentales en todo el mundo. y la invasión rusa de Ucrania.

Rusia y Bielorrusia exportan juntos alrededor del 42% del suministro mundial de potasa, pero tras la invasión rusa de Ucrania en 2022, el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y la UE impusieron sanciones a las importaciones a los dos países, lo que interrumpió el suministro mundial y exacerbó el aumento de precios.

Desde el aumento inicial de los precios, el costo de la potasa ha caído aproximadamente un 50%, pero sigue siendo elevado, lo que genera preocupación de que los agricultores no puedan acceder a suficientes fertilizantes para mantener el suministro de alimentos con el sistema actual.

El coautor Dr. Peter Alexander de la Universidad de Edimburgo dijo: “La volatilidad de los precios de la potasa tiene implicaciones importantes en todo el sistema alimentario mundial. El acceso al potasio es vital para que los agricultores mantengan el rendimiento de sus cultivos, pero el reciente alto costo de la potasa hace que más difícil de obtener para los más vulnerables”.

Esta concentración y vulnerabilidad del mercado es una de las razones por las que los investigadores han pedido una mejor gestión del potasio y un mecanismo de coordinación intergubernamental sólido. Actualmente, no existen políticas o regulaciones nacionales o internacionales que rijan el manejo sostenible del potasio del suelo similar a los sistemas que se están estableciendo para otros nutrientes vitales de los cultivos como el nitrógeno y el fósforo.

En 2021, el consumo mundial de potasa alcanzó los 45 millones de toneladas métricas, y se prevé que la producción mundial aumente a alrededor de 69 millones de toneladas métricas en 2025 con la puesta en marcha de nuevos proyectos en Bielorrusia, Canadá, Rusia, Australia, Eritrea y el Reino Unido.

Sin embargo, la minería de potasa ha planteado preocupaciones en materia de derechos humanos y tiene importantes impactos en el medio ambiente. La minería de potasa genera millones de toneladas de desechos compuestos principalmente de sales de cloruro de sodio, que pueden filtrarse al suelo y salinizar el suelo y las capas freáticas, dañando plantas y animales.

Los impactos de la escorrentía de fertilizantes de potasio en los ecosistemas locales no se conocen bien y los investigadores recomiendan realizar más investigaciones sobre sus efectos.

El autor principal, Will Brownlie, del Centro de Ecología e Hidrología del Reino Unido, dijo: “El impacto ambiental de la extracción de potasa y su uso en la agricultura es algo que necesita un mayor escrutinio. Hay muchas cosas que todavía no entendemos acerca de los efectos que tiene el enriquecimiento artificial de potasio”. en los ecosistemas cercanos. Al manejar sabiamente nutrientes como el nitrógeno, el fósforo y el potasio juntos, podemos obtener múltiples beneficios, prevenir la contaminación, aumentar el rendimiento de los cultivos y minimizar la pérdida de nutrientes. Se trata de coordinar nuestro enfoque para obtener mejores resultados agrícolas”.

Los investigadores presentaron seis recomendaciones de políticas y prácticas para prevenir posibles caídas en el rendimiento de los cultivos, proteger a los agricultores de la volatilidad de los precios y abordar las preocupaciones ambientales. Las recomendaciones incluyen:

  1. Establecer una evaluación global de las reservas y flujos actuales de potasio para identificar los países y regiones con mayor riesgo.
  2. Establecer capacidades nacionales para monitorear, predecir y responder a las fluctuaciones del precio del potasio.
  3. Ayudar a los agricultores a mantener niveles suficientes de potasio en el suelo con más investigaciones sobre las implicaciones para el rendimiento de la limitación de potasio en diversos cultivos y suelos.
  4. Evaluación de los efectos ambientales de la minería de potasa y desarrollo de prácticas de aplicación sostenibles.
  5. Desarrollar una economía circular global del potasio que minimice el uso y maximice la reutilización y el reciclaje del nutriente.
  6. Incrementar la cooperación intergubernamental a través de la ONU y otras agencias para desarrollar una coordinación de políticas globales similar a la que se ha desarrollado para el nitrógeno.

Más información: Will J. Brownlie, La seguridad alimentaria mundial está amenazada por la negligencia del potasio, Nature Food (2024). DOI: 10.1038/s43016-024-00929-8 . www.nature.com/articles/s43016-024-00929-8

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí