DICYT Timothy Frawley ha pasado las últimas dos décadas trabajando en la pesca comercial. Nacido y criado en Casco Bay, Maine, creció empacando langostas y lanzando cebos en la zona costera de Portland. Ha trabajado en pesquerías comerciales en California, Alaska y el estado mexicano de Baja California Sur. A lo largo de los años que pasó trabajando en zonas costeras, Frawley, un investigador postdoctoral afiliado al Darling Marine Center de la Universidad de Maine, observó de cerca las formas en que los pescadores llevaban a cabo sus negocios, tomando decisiones sobre qué y cómo pescaban, y cómo afectaba eso a sus ganancias.

“Si bien el desierto del noroeste de México y la costa rocosa de Maine pueden parecer mundos aparte, encontré similitudes sorprendentes entre la costa de Baja California y la costa de Maine”, reflexionó Frawley. “Ambos lugares incluyen comunidades bastante remotas con culturas y tradiciones locales definidas por las fuertes y duraderas conexiones de la gente con el océano”, añadió.

Con un amplio conocimiento de la pesca comercial y habilidades de observación e investigación que ha perfeccionado a lo largo de los años, Frawley dirigió un equipo internacional de investigadores para determinar cómo las decisiones operativas de los pescadores afectaban a su capacidad de adaptarse al cambio climático, una fuerza global que amenaza sus medios de vida.

En su nuevo estudio publicado en la revista Global Environmental Change, los investigadores descubrieron que las respuestas de los pescadores a un clima cambiante pueden verse fuertemente influenciadas por la forma en que pescan y cómo están organizados. El estudio destaca el papel que desempeñan las distintas estrategias asociadas con diferentes tamaños de grupos y niveles de cooperación en la forma en que los pescadores responden y se adaptan al cambio climático.

“La variabilidad climática y el cambio en los ecosistemas oceánicos crean desafíos para la sostenibilidad de la pesca, tanto económica como ambientalmente”, dijo Frawley, investigador postdoctoral afiliado al Centro Marino Darling de la Universidad de Maine. “Si bien sabemos bastante sobre cómo los pescadores individuales y las comunidades pesqueras costeras están respondiendo a los cambios en los océanos, se sabe menos sobre cómo las estructuras sociales a través de las cuales eligen organizarse pueden influir en su vulnerabilidad a las crisis y factores estresantes asociados y en su capacidad de adaptación.”

Es fundamental comprender los factores que mejoran la capacidad de los pescadores para adaptarse a la variabilidad y el cambio ambientales. Las comunidades costeras de todo el mundo, incluidas muchas comunidades dependientes de la pesca en Maine, se enfrentan a los impactos de la crisis climática, incluido el aumento del nivel del mar, la reducción del acceso a las zonas costeras operativas, la variación de la distribución de especies económicamente importantes y las tecnologías y condiciones económicas que cambian rápidamente.

Frawley realizó esta investigación mientras trabajaba como investigador asociado postdoctoral afiliado a la Universidad de California Santa Cruz, el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de la NOAA y la UMaine. Junto con colaboradores de la UMaine, la Universidad de Stanford, la Universidad de Estocolmo, la Universidad de Rhode Island, la Universidad de Duke, la Universidad Estatal de Oregón, la Universidad Autónoma de Baja California, la Sociedad de Historia Natural Niparajá, el Instituto Scripps de Oceanografía y la Comunidad y Biodiversidad (COBI), Frawley sintetizó información sobre cómo y qué pescan las personas en todo el noroeste de México y cómo esos comportamientos cambiaron ante las condiciones cambiantes del océano.

Algunos de estos pescadores pertenecen a cooperativas, mientras que otros trabajaban como propietarios u operadores independientes o como parte de empresas respaldadas por capital privado de sus patrones. Los “boletos de pesca” regulares a través de los cuales los pescadores deben informar sus capturas al gobierno mexicano brindaron al equipo la oportunidad de examinar cómo las estrategias de pesca diferían entre los tipos de negocios antes y después de una serie de olas de calor marinas, y qué significó para la rentabilidad en cada caso.

Los resultados indican que, si bien los pescadores que trabajan como parte de cooperativas pueden ser resilientes a los impactos ambientales a corto plazo, el alcance limitado de las especies a las que se dirigen puede aumentar su vulnerabilidad a medida que avanza el cambio climático. En muchos sentidos, los pescadores cooperativos en pequeña escala de la costa del Pacífico de Baja California se están pareciendo cada vez más a sus homólogos de Maine y California. Mientras que otras pesquerías han flaqueado, la captura de crustáceos como la langosta o el cangrejo Dungeness se está volviendo cada vez más dominante.

Este estudio es parte de MAREA+, un proyecto interdisciplinario a largo plazo centrado en las dimensiones ambientales y humanas de la pesca en pequeña escala en la región del Golfo de California. El estudio fue financiado por la Fundación Nacional de Ciencias y se basó en más de 10 años de datos pesqueros recopilados por pescadores y seleccionados por el gobierno mexicano.

Heather Leslie, profesora de ciencias marinas en la Universidad de Maine con sede en el Darling Marine Center, fue mentora de Frawley como parte de este proyecto. “Es realmente emocionante ver cómo la información detallada sobre las organizaciones pesqueras puede iluminar nuestra comprensión de las respuestas a los impactos climáticos”, observó. “Sería fantástico poder realizar este tipo de análisis en Nueva Inglaterra, especialmente dado el creciente interés en enfoques innovadores para la pesca, la acuicultura y otras dimensiones de la economía azul”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí