a situación en el mercado de la piña es bastante buena en este momento. «No hay demasiada oferta y la demanda es razonable. Ahora estamos con la segunda cosecha en Costa Rica y esta siempre es algo menor, por lo que los tamaños pequeños están bajo más presión. Los precios de los tamaños grandes en el mercado libre oscilan entre 11 y 12 euros, mientras que los tamaños pequeños se venden por 8,50-9 euros», explica Mario de Goede, de la firma holandesa Dutoit Europe.

En años recientes, el mercado de la piña se ha vuelto más manejable. «Hay menos actores; también menos aventureros. Por otro lado, tampoco podemos colocar en el mercado libre los volúmenes que vendíamos antes», cuenta Mario, que prevé estabilidad en el mercado para las próximas semanas. «Como la temporada de melones de Costa Rica ya ha comenzado, el espacio de carga disponible es limitado. A menudo, eso es garantía de buenas condiciones en el mercado. Hasta Pascua, no espero que tengamos mucho que temer. Luego ya se verá».

La reciente introducción de la piña sin corona por parte de la cadena de supermercados holandesa Albert Heijn es una novedad que Mario aplaude. «La corona en la piña cumple un papel meramente estético, como las hojas en las clementinas, pero creo que la gente podría también acostumbrarse a la piña sin corona. En mi anterior empresa también lo intentamos hace diez años. Por aquel entonces, los compradores aún no estaban listos, pero ahora existe una mayor presión social».

«Veo sobre todo grandes ventajas en ofrecer piña sin corona. Después de todo, casi todo el transporte lo realizamos por avión, y esa corona representa alrededor del 25% del volumen de carga. Así pues, el impacto en términos de costes y huella de carbono es notable. Además, los precios del flete desde Costa Rica siguen estando bastante altos. Resulta más barato enviar desde países sudamericanos y sudafricanos, pero no desde Costa Rica».

«Otro argumento para la introducción de la piña sin corona es que el producto ahora mismo puede rechazarse debido a problemas en la corona, como hojas marchitas o la presencia de algún moho. Eso, por supuesto, es una pena, porque la corona no cumple ninguna función. Sigo recibiendo pocos pedidos de piña sin corona de mis clientes, pero si la demanda aumentara, estaría totalmente dispuesto».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí