Con la promesa de no tocar al gas de uso doméstico y al diésel, el Gobierno de Daniel Noboa analiza el alza gradual al precio de la gasolina, mediante un sistema de bandas que se intentó implementar hace menos de un lustro y que estaría listo hasta mediados de 2024.
El viceministro de Finanzas, Daniel Falconí, mencionó el 21 de febrero de 2024 que la propuesta será presentada antes de finalizar el segundo trimestre de este año, es decir, hasta junio, para que se la pueda contemplar dentro del Presupuesto General del Estado. «Se nos ha dado un tiempo para analizar la valoración y se nos ha dicho, de forma muy directa, que no es al gas, que no es al diésel, entonces, nos centramos mucho más en lo que son los combustibles, la gasolina», señaló en una rueda de prensa.
Noboa: «Los invito a trabajar igual de duro que estamos trabajando en el Gobierno» Falconí consideró que «el sistema de bandas es bastante bueno porque permite evitar mucha volatilidad en los precios», como se comportan en el mercado internacional. «Permite controlar la variación de la inflación también, porque permite predecir cuál es el valor máximo que pueden cambiar los combustibles, y a los contribuyentes y a las personas les permite programarse mejor en el tiempo», agregó.
Los antecedentes El sistema de bandas de precios como un mecanismo para reducir los subsidios a los combustibles no es nuevo en Ecuador. El gobierno del entonces presidente Lenín Moreno lo aplicó en 2019, pero encontró fuerte resistencia de organizaciones sociales. El sistema consistía en un ajuste mensual del 3% al precio del diésel y las gasolinas Extra y Ecopaís para el sector automotor, hasta alcanzar el precio internacional de estos combustibles. El sistema continuó vigente durante los primeros meses del Gobierno de Guillermo Lasso, hasta que en junio de 2022 un paro nacional, organizado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) hizo echar abajo la medida.
Entonces, Lasso decidió congelar el precio de la gasolina Extra y Ecopaís en USD 2.40 por galón, mientras que el diésel quedó en USD 1,75 por galón, los cuales se mantienen hasta la actualidad. Subsidios a combustibles “costarán” unos USD 3.100 millones en 2024, si no hay focalización Ecuador destinó en 2023 un total de USD 3.200 millones en subsidios a los combustibles del sector automotor y el gas de uso doméstico. El 61% de ese subsidio estatal fue para el diésel.
El ministro de Finanzas, Juan Carlos Vega, anunció a finales del año pasado que era necesario revisar estos subsidios porque benefician a toda la población, incluida la de altos ingresos, pero habló de «compensaciones» si es que se llegaba a dar la medida. Noboa, por su lado, dijo al canal RTS que no se tocará al diésel y al GLP, ya que estos tienen relación con alimentos, productividad agrícola y costo de energía. Mientras, a partir de abril prevé un incremento del 12% al 15% del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí