En el último ranking de Taste Atlas sobre las mejores cocinas del mundo, Ecuador ha logrado posicionarse en el puesto número 48, destacando la riqueza y diversidad de su gastronomía. Entre los platos emblemáticos que han contribuido a esta distinción se encuentra la fanesca, una preparación que no solo es un manjar para el paladar, sino que también encierra un profundo significado religioso y cultural. Sin embargo, el país enfrenta desafíos en cuanto al abastecimiento de maíz, un ingrediente fundamental en esta y otras recetas tradicionales.

La fanesca ecuatoriana, con sus doce granos que simbolizan a los doce apóstoles, ha sido un elemento arraigado en la historia y las tradiciones del país. Este plato, que incorpora una amplia variedad de ingredientes como habas, arvejas, fréjoles, chocho, lentejas, garbanzos y melloco, resalta especialmente el maíz, con sus diversas variedades que incluyen choclo tierno, mote y harina de maíz para espesar la preparación.

El maíz, esencial tanto en la dieta ecuatoriana como en la formulación de balanceados para la ganadería, ha enfrentado dificultades en su producción debido a las intensas lluvias que afectaron la Costa ecuatoriana en 2023. Ante esta situación, el gobierno se vio obligado a importar maíz para cubrir la demanda interna, considerando que un ecuatoriano promedio consume alrededor de 14,5 kg de este grano al año.

Stephanie Valquinta, Gerente de País – Soluciones para la Agricultura en BASF Ecuador, destaca la importancia del sector maicero no solo en términos de alimentación, sino también como generador de empleo. Con más de 202,478 personas trabajando en la producción primaria, de las cuales el 43% corresponde a mano de obra familiar, el maíz juega un papel crucial en la economía y el sustento de muchas familias ecuatorianas.

BASF,  es una de las empresas  que ha estado proporcionando herramientas integrales apoyadas en innovación y tecnología para mejorar el cultivo de este cereal y que seamos un país autosuficiente. Ante los desafíos climáticos y otras adversidades, la protección y el manejo eficaz de enfermedades son fundamentales para garantizar una producción estable de maíz. La compañía ha estado brindando productos y charlas técnicas con productores locales para fortalecer el sector y contribuir al abastecimiento propio que respalda la gastronomía ecuatoriana y sus platos emblemáticos como la fanesca.

La distinción de Ecuador en el ranking de Taste Atlas como una de las mejores cocinas del mundo destaca no solo la calidad de sus platos, sino también la riqueza cultural que encierra Ecuador. Sin embargo, los desafíos en el abastecimiento de ingredientes como el maíz resaltan la importancia de la colaboración entre el gobierno, las empresas y los productores para garantizar la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible del país.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí