Entre las comunidades campesinas de Santo Domingo de los Tsáchilas, se fortalece una nueva práctica agrícola: los cultivos asociados.

Esta técnica, que consiste en sembrar diferentes cultivos en un mismo terreno, está ganando espacio como una alternativa sostenible para la producción de alimentos.

Según Rodrigo Solano, técnico del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), los beneficios son múltiples, ya que al combinar diferentes especies en un mismo espacio, se aprovecha mejor la tierra y los recursos disponibles, se controla plagas y enfermedades de manera natural.

Además, esta práctica permite a los agricultores diversificar su producción, lo que les brinda mayor seguridad alimentaria y económica. “Están aprendiendo a combinar diferentes cultivos como cacao, plátano, yuca, frijol, entre otras hortalizas, de acuerdo a las condiciones del suelo”, sostuvo.

 

EL DATO
Es necesario conocer los tipos de cultivos  que se pueden combinar para obtener una relación beneficiosa.

Cuidar la tierra

En el cantón La Concordia se promueve este tipo de cultivo, es el caso de Marcelo Ortega, quien posee varias hectáreas de palma combinada con plátano.

El agricultor mencionó que este tipo de técnica le ha permitido aprovechar cada metro cúbico de tierra y ha logrado aumentar su producción y mejorar sus ingresos.

También ha reducido el uso de agroquímicos y mejorado la salud del suelo. “Esta práctica sostenible no solo contribuye a la seguridad alimentaria y al desarrollo económico de las comunidades rurales, sino que también protege el medio ambiente y promueve la biodiversidad”, comentó. (CT)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí