Las grandes piscifactorías están bajo presión para abordar el problema de la muerte del salmón.

Son aclamados por sus ácidos grasos omega-3 y micronutrientes, pero el salmón de Noruega no goza de la mejor salud en las piscifactorías donde se cría.

por Pierre-Henry DESHAYES

Casi 63 millones de salmones (un récord) murieron prematuramente el año pasado en los grandes corrales submarinos que salpican los fiordos de Noruega, el mayor productor mundial de salmón del Atlántico.

Eso representa una tasa de mortalidad del 16,7 por ciento, también un nivel récord y una cifra que ha aumentado gradualmente a lo largo de los años, lo que plantea un problema económico y ético para los productores.

Los salmones sucumben a enfermedades del páncreas, de las branquias o del corazón, o a lesiones sufridas durante la eliminación de los parásitos del piojo de mar.

“La muerte de animales es un desperdicio de vidas y de recursos”, dijo a la AFP Edgar Brun, director de Salud y Bienestar de los Animales Acuáticos del Instituto Veterinario Noruego.

“También tenemos la responsabilidad moral y ética de garantizarles las mejores condiciones posibles”.

Las exportaciones de salmón de Noruega superaron los 11 mil millones de dólares el año pasado, y los 1,2 millones de toneladas vendidas representaron el equivalente a 16 millones de comidas por día.

Los 63 millones de salmones muertos prematuramente representan casi 2 mil millones de dólares en ingresos perdidos para la industria.
No tan apetecible

El salmón que muere prematuramente suele convertirse en alimento para animales o biocombustible.
Salmones como estos están muriendo prematuramente en las piscifactorías de NoruegaSalmones como estos están muriendo prematuramente en las piscifactorías de Noruega.

Pero según los medios noruegos, algunos peces que se encuentran en mal estado de

salud en el momento del sacrificio, o incluso ya muertos, a veces terminan en los platos y, en ocasiones, incluso son enviados con una etiqueta que dice “superior”.

“Veo pescado a la venta que yo misma no comería”, dijo en noviembre a la emisora ??pública NRK la ex jefa de control de calidad de un matadero de salmón, Laila Sele Navikauskas.

Comer ese salmón no representa ningún peligro para la salud humana, dicen los expertos.

“Los patógenos que causan estas enfermedades en el salmón no pueden transmitirse a los humanos”, explicó Brun.

“Si se compra carne en una tienda, se espera que provenga de un animal sacrificado según las normas y no de uno que yacía muerto fuera del granero”, afirma Trygve Poppe, especialista en
salud de peces.

“De lo contrario, el consumidor se sentirá engañado”.

La Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria dijo que observó anomalías en la mitad de las piscifactorías inspeccionadas el año pasado y señaló que, entre otras cosas, se había exportado pescado herido o deformado en violación de las regulaciones noruegas.

Para mantener su sólida reputación, sólo se permite la exportación de salmón de calidad normal o superior.

El pescado de menor calidad, que representa una proporción cada vez mayor de las existencias, hasta un tercio el invierno pasado, sólo puede venderse en el extranjero después de haber sido transformado, por ejemplo en filetes.
Alrededor de 63 millones de salmones murieron prematuramente en Noruega el año pasadoAlrededor de 63 millones de salmones murieron prematuramente el año pasado en Noruega.

Cuestion de confianza

Robert Eriksson, director de la Asociación Noruega de Productos del Mar, que representa a los pequeños productores, generalmente considerados menos culpables, dijo que las irregularidades reportadas en algunos criadores eran “totalmente inaceptables”.

“Vivimos de la confianza”, afirmó.

Tomar atajos significa “quedas castigado por el mercado y el impacto económico es mucho mayor que los pocos kilos extra que vendiste”.

La Federación Noruega de Productos del Mar, que representa a las mayores empresas piscícolas, las más señaladas por su calidad, insiste en que está abordando el asunto, pero dice que se necesita más tiempo.

“Se necesitan una media de tres años para criar un salmón”, afirma el director del organismo, Geir Ove Ystmark.

“Por eso es muy difícil ver resultados inmediatos hoy, a pesar de que hemos lanzado una serie de iniciativas y medidas”.

El problema es precisamente la velocidad de cría de los
peces, según el especialista en

salud pesquera Poppe, que critica las “terribles condiciones de los animales” y que ha dejado de comer salmón de piscifactoría.

“Los salmones están sometidos a estrés durante toda su vida, desde que nacen en agua dulce hasta su sacrificio”, dijo Poppe.

“Por ejemplo, durante la primera fase en agua dulce, se manipula la luz y la temperatura para que crezcan lo más rápido posible”, explicó.

“En la naturaleza, esta fase dura de dos a seis años. Cuando se crían, tarda de seis meses a un año”.
El salmón de baja calidad sólo se puede exportar si se transforma en filetes.El salmón de baja calidad sólo se puede exportar si se transforma en filetes.

Nueva tecnología

Truls Gulowsen, director de Amigos de la Tierra Noruega, dijo que las mayores tasas de mortalidad de los últimos años fueron el resultado de una industrialización agresiva.

“Hemos criado un pez de piscifactoría que tiene pocas posibilidades de sobrevivir y que está muriendo por una combinación de estrés y genes malos porque ha sido criado para crecer lo más rápido posible y sometido a un cambio importante en su dieta”.

La Asociación Noruega de Productos del Mar tiene como objetivo reducir a la mitad la tasa de mortalidad para 2030, y el gigante de la industria Salmar ha asignado 45 millones de dólares para abordar el problema.

Entre las posibilidades mencionadas con frecuencia se encuentran una mayor separación entre las piscifactorías y nuevas tecnologías, incluidas las llamadas instalaciones cerradas.

Estos últimos, en los que se filtra el agua de mar, ayudarían a prevenir los piojos de mar, pero son más costosos.

El gobierno insiste en que corresponde a las piscifactorías respetar las normas.

“No todos los productores tienen las mismas tasas de mortalidad, por lo que es posible reducirlas”, afirmó Even Tronstad Sagebakken, secretario de Estado del Ministerio de Pesca.

Mientras tanto, la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria dice que aún no ha recibido ningún informe de venta de salmón no apto para la exportación en el extranjero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí