Reconocido como un alimento particularmente nutritivo, pero sin la fama que tienen otros berries nativos, el calafate es campeón mundial por su actividad antioxidante y por ello, es un fruto que abre múltiples oportunidades comerciales en Chile.

Por ser la mayor fuente de antioxidantes del planeta, el calafate es considerado un superalimento debido a que protege al organismo del envejecimiento celular. El estudio Chile Saludable, desarrollado por GfkAdimark y Fundación Chile, también indica que este berrie posee un gran potencial económico, dado que existen diversos sectores en los que podría desarrollarse.

El calafate es un berrie nativo silvestre de color negro azulado que crece desde la Región del Maule hacia el sur de Chile, principalmente en la Patagonia chilena y argentina. Este fruto ha tomado protagonismo en la cocina refinada, debido a que se utiliza en formatos como té, mermelada o licor para saborizar dulces y bebidas alcohólicas de manera artesanal.

“Además de sacar provecho de los antioxidantes presentes en el fruto, la presencia de antocianinas en el calafate lo hacen un excelente colorante natural. Esta especialidad ha aumentado su demanda en los últimos años, porque la industria alimentaria está en busca de pigmentos inocuos y de origen natural para agregar a los productos, pero que además aporten de manera funcional al contenido nutritivo” explica la jefa de proyectos de Alimentos en Fundación Chile, Verónica Larenas.

Si bien, la recolección del fruto no alcanza grandes volúmenes, en el país sudamericano existen varias iniciativas para agregar valor al fruto.Una de ellas es la elaboración de calafate como liofilizado, es decir, convertido en un polvo que conserva todas sus características funcionales para utilizarlo como ingrediente en alimentos y bebidas.

La exclusividad que caracteriza al calafate tiene su origen en las características de su planta, tal como agrega la experta de Fundación Chile. “Este arbusto tiene espinas de hasta tres centímetros que se distribuyen en grupos, lo que dificulta y pausa la recolección del berrie. Además, en la actualidad no existen cultivos comerciales de calafate y sólo crece en estado silvestre, aunque hay iniciativas que están abordando su domesticación” señala.

El método ORAC mide la actividad antioxidante de los frutos, lo que demuestra que el calafate es el campeón mundial.

 

 

 

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here