Desde hace más de tres años se desarrolla en Ecuador el Proyecto de Ganadería Climáticamente Inteligente, el mismo consiste en buscar metodologías, recomendaciones y buenas practicas que permita a los ganaderos obtener mejores resultados y contribuir con el medio ambiente.

Dicho proyecto es una iniciativa del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en conjunto con el Ministerio del Ambiente (MAE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el mismo opera con el financiamiento del Fondo Global para el Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés).

Javier Jiménez especialista para el Proyecto de Ganadería Climáticamente Inteligente de la FAO, explica que ya se encuentran en la última fase del proyecto y que la idea principal es que estos nuevos métodos ayuden a los ganaderos no solo a generar más y mejores ganancias, sino también contribuir con la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la adaptación al cambio climático.

“nos enfrentamos a diferentes condiciones agroclimáticas y eso implica que nuestras prácticas y actividades del día a día se modifiquen a esas nuevas condiciones” manifestó.

Actualmente este proyecto se desarrolla como pilotaje en 7 provincias del país de los cuales 1017 productores han sido los pioneros en aplicar estas nuevas prácticas en más de 30.000 hectáreas.

“como pilotaje no tenemos una intervención territorial muy amplia, sino que se definieron algunas zonas que, por condiciones de degradación de suelo, de exposición a amenazas vinculadas al cambio climático y producción ganadera, era interesante intervenir” indicó Jiménez quien además destacó que todo este proceso solo busca demostrar que se puede generar una ganadería sostenible y económicamente efectiva.

Jean Gruauer, responsable de Planificación y Fortalecimiento de la FAO, trabaja en este proyecto piloto con ganaderos voluntarios de la provincia del Guayas, dicha selección se realizó tomando en cuenta a las fincas que menos productividad tenían.

Al día de hoy Gruauer explica que en dicha provincia la FAO está trabajando directamente con 20 fincas pilotos donde se tratan de aplicar la mayor cantidad de buenas prácticas posibles y 70 fincas replica en las que se ejecutan ciertas prácticas de dicho proceso.

“cuando nosotros nos planteamos el trabajo, partimos desde 0, estas fincas y estos ganaderos con los que trabajamos, muchas veces no cuentan todas las condiciones porque no veían a la ganadería como una fuente de ingreso” indica el vocero.

Para lograr los objetivos y contribuir con una ganadería climáticamente inteligente, es necesario enfocarse en los pilares básico del proyecto; Ejecutar buenas prácticas ganaderas que permitan mejorar rendimientos, productividad, mitigar los impactos del cambio climático y que permita la adaptación al cambio climático, señala Gruauer.

En este sentido, Javier Zambrano, Nutricionista del Proyecto de Ganadería climáticamente Inteligente de la Provincia del Guayas, manifiesta que lo que se trata de hacer con este proyecto es que la ganadería sea más intensiva en menos áreas de terreno, “pero así mismo que también vaya con un sistema de sivopastoriles, cercas vivas, que al final ese tipo de producción el sistema pueda absorberlos y emitan menos gases contaminantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí