En Europa, la oferta de tomates de los Países Bajos y Bélgica cultivados en plantaciones sin luz artificial está disminuyendo. Los de España, donde la superficie ha vuelto a disminuir, también están llegando de nuevo al mercado, y también hay lotes de Marruecos y Turquía. En Sudáfrica, muchos tomates han salido al mercado en poco tiempo por las condiciones meteorológicas, lo que ha ejercido cierta presión sobre los precios. En Norteamérica, Florida está observando un aumento de la oferta para el mercado nacional, y en China los invernaderos han empezado a plantar y cosechar dos meses antes por la reducción de la cosecha de tomate de campo abierto.

España: Vuelve a caer la producción de tomate
La superficie plantada de tomate ha vuelto a reducirse en Almería y confirma la tendencia a la baja de los últimos años. La producción de tomate podría caer cerca de un 20% en comparación con el año pasado, sobre todo en tomate redondo suelto. El incremento de los costes de producción, el aumento de las plagas y unos precios de venta con márgenes ajustados son el principal detonante para que los agricultores almerienses estén apostando más por otros productos como el pimiento y el calabacín, cuyos costes de producción son muy inferiores. Hasta la semana 44, los precios del tomate, así como el del resto de hortalizas, a excepción de la la berenjena, se han mantenido altos. A partir de esta semana 45, los precios han empezado a bajar, coincidiendo con la festividad del 1 de noviembre y con el aumento de la producción por la subida de las temperaturas. En alrededor de dos o tres semanas empezarán a llegar grandes volúmenes de Marruecos al mercado y habrá más competencia para los tomates españoles.

Hasta el momento, los precios del tomate rama han sido muy elevados y las especialidades de tomate han cotizado alrededor de un 30% más respecto a la campaña anterior. La excepción es el tomate redondo o bola, cuyos precios son más bajos. Este tomate es altamente producido en Marruecos y España ha perdido mucha cuota de mercado en Europa en los últimos años. Afortunadamente, a pesar de la creciente competencia, Marruecos no dispone de producciones consistentes de tomate pera, rama y otros tipos de tomate, así como en otros productos como el pimiento y el calabacín, por los que España todavía tiene el dominio. Al parecer, la pandemia ha tenido un efecto positivo en el consumo de tomates y otras hortalizas.

Países Bajos y Bélgica: temporada “gris” para los tomates
La temporada holandesa y belga está finalizando para los cultivos sin luz artificial, y la de los cultivos con luz artificial lleva ya un tiempo en marcha. A los Países Bajos y Bélgica están llegando ya también los tomates importados.

Los resultados nacionales logrados han sido negativos durante mucho tiempo y los productores y comerciantes se dirigían a una temporada “gris”. En primavera, el coronavirus provocó una onda de choque que llevó a algunas personas a hacer acopio de existencias, pero el pánico pronto se desvaneció. La situación siguió siendo difícil y los productores que vendían principalmente al canal horeca tuvieron dificultades para deshacerse de sus productos a buenos precios, en especial en el caso de los calibres grandes de tomates carnosos y sueltos.

A finales de agosto o principios de septiembre, la situación de los precios cambió y la media subió en comparación con el promedio quinquenal, pero ya no pudo compensar el resto de la campaña. Los precios mejoraron en septiembre y octubre para los tomates sueltos y también en rama, y parece que etos últimos funcionaron un poco mejor a lo largo de toda la campaña.

La temporada de importación en los Países Bajos y Bélgica ha tenido un arranque lento en las últimas semanas, con otra reducción de la superficie de tomate en España, y Marruecos ha cobrado cada vez más importancia con productos como los tomates snack, los cuales tienen varias líneas con importantes actores del mercado. La oferta de tomates de España llega más tarde que, por ejemplo, la de los pepinos y pimientos.

Alemania: presión sobre los precios debido a las importaciones baratas
Recientemente, se ha producido cierto movimiento en la oferta, en parte debido al descenso de los envíos desde los Países Bajos y Bélgica. Mientras tanto, la oferta de Turquía, Marruecos y España sigue al alza, y generalmente es más barata que la de Europa Central, otro motivo de la caída de los precios. La calidad más baja de la oferta es otra causa del desarrollo negativo del precio.

La cosecha todavía continúa, además, en los invernaderos nacionales, pese a que la oferta de los productores alemanas contrasta fuertemente con la de los países vecinos. Sin embargo, se están haciendo inversiones considerables en el cultivo de tomate alemán. Una empresa productora del sur del país que también suministra a la gran distribución, recientemente ha puesto en funcionamiento un hipermoderno complejo de invernaderos con iluminación led. El mes pasado, ya se pudieron cosechar los primeros tomates.

Francia: caen los precios de los tomates sueltos
Octubre ha sido un mes bastante tranquilo en lo que a ventas respecta. La producción nacional ha sido suficiente y los precios han sido bastante buenos, por lo que ha habido poca competencia de las importaciones, sobre todo en el caso de los tomates en rama. La situación de los tomates sueltos también está tranquila. Hay tomates franceses disponibles, pero también siguen en el mercado los belgas, holandeses y polacos. Los precios de los tomates sueltos continúan a la baja. España y Marruecos van apareciendo en el mercado gradualmente. En términos generales, el consumo de tomates es bastante bajo; en primer lugar, porque se ha acabado el verano y la gente tiende a comer menos tomates cuando llega el invierno, y también por el cierre de los restaurantes en Francia. La semana pasada, el mercado estuvo más dinámico después del discurso del presidente anunciando un segundo confinamiento pero este incremento del consumo ha perdido fuerza rápidamente.

Italia: la demanda supera la oferta por los bajos rendimientos
La mitad de los tomates italianos proceden de la isla de Sicilia. Debido al coronavirus, pero también a los bajos rendimientos en los campos italianos, la demanda en Italia actualmente es mayor que la oferta. Los rendimientos decepcionantes se achacan a las condiciones meteorológicas y a la incidencia de varias enfermedades, como el virus rugoso del tomate (TBRFV). Esto ha derivado en una baja oferta de tomates rojos de calibre grande. En algunas zonas, el déficit de producción se estima en más de un 40-50%.

En cuanto al tomate largo para transformación, en especial en Apulia y Campania, las industrias han tenido que cerrar de forma prematura por la falta de materia prima. En el norte de Italia se ha producido una ligera caída del volumen de producción de tomates sueltos de buena calidad. En el segmento del producto procesado, en la pandemia se ha presentado una situación doble: la gran distribución ha visto un impulso de las ventas, con precios y demanda altos, mientras que el canal horeca ha sufrido un dramático colapso. Ahora no quedan existencias. Además, el volumen de la campaña 2020/21 también será más bajo que en 2019/20, por lo que los comerciantes de la gran distribución predicen una subida de los precios.

Turquía: el precio es algo más alto que hace un año
En torno a 550.000 toneladas de tomates se exportan cada año. Esta temporada empezó hace solo dos semanas en la región de Fethiye, en el suroeste del país. Se ha retrasado con respecto a lo habitual, y el motivo han sido las lluvias. Las perspectivas apuntan a un incremento del 20-30% en la producción de tomate. En torno a Navidad se esperan volúmenes y precios más elevados. En estos momentos, la calidad todavía no es óptima. Los precios son ligeramente superiores a los del año pasado, con un incremento de en torno al 5-10%. Sin embargo, los precios de exportación deberían ser un 10% más bajos que en años anteriores por la divisa. La bajada de los precios del tomate se deben sobre todo a la mayor disponibilidad de volúmenes.

Para los turcos, el mercado está claramente dividido en dos: buenos precios pero mercados exigentes por un lado, y precios más bajos pero mercados menos estrictos por el otro. En el primer caso, los principales son Alemania, Polonia, los países del Báltico, Bielorrusia, Rusia, el Reino Unido y la mayoría del resto de países de Europa. La calidad más baja a menudo se envía a Rumanía, Irak, la República Checa y Ucrania.

Sudáfrica: la influencia del tomate ha provocado la caída de los precios
El invierno sudafricano ha retrasado la maduración de los tomates, pero por el calor que ha hecho últimamente, ahora los tomates están madurando en todas partes y al mismo tiempo, y hay grandes volúmenes disponibles. Esto ha ejercido cierta presión sobre los precios y ha provocado que el precio de mercado caiga un tercio. La oferta se ha incrementado un 46% en la semana previa, pero parece que los comerciantes están consiguiendo hacerle frente.

Durante el confinamiento, los precios alcanzaron niveles todavía más altos. El precio medio del mercado ahora ronda los 7,30 rands (0,38 euros) el kilo. En general, la demanda estival es fuerte, pero no tanto como se preveía.

El cultivo de tomate sudafricano todavía enfrenta varios retos en el control de enfermedades. La polilla del tomate (Tuta absoluta) en particular, se ha convertido en una plaga grave en los últimos años (anteriormente se desconocía en el país). La mosca blanca también está haciendo estragos en los tomates. Estas enfermedades han hecho que la producción sea mucho más complicada que antes, sobre todo para los productores pequeños, que tienen más difícil aplicar métodos de control para combatir la polilla del tomate y evitar que se haga resistente.

Estados Unidos: la oferta de Florida sube
La oferta nacional de tomates ha comenzado en Florida. La oferta se presenta estable y empezó hace unos diez días en el centro y el sur de Florida. “Los rendimientos son bastante normales para el otoño”, dice un productor de tomate de la región. Los rendimientos han mejorado un poco desde el año pasado. Tradicionalmente, la producción de tomate cae a finales de octubre y principios de noviembre por las condiciones meteorológicas, pero semana tras semana parece que va mejorando. El productor en cuestión, por tanto, espera cosechar un 4-5% más de tomates. Había cierto temor por la falta de trabajadores debido al coronavirus, pero parece que todo va bien en ese frente y se está cosechando a tiempo. Otro reto es la búsqueda de nuevas variedades que puedan resistir mejor a las enfermedades que aquejan al cultivo.

La temporada de California ha acabado y solo los cultivos de invernadero canadienses y algunos lotes de México tienen cierta presencia. Sin embargo, estos últimos suelen regresar al mercado en grandes cantidades en enero.

La demanda actualmente es estable en la gran distribución, pero algunas variedades, como los tomates sueltos y Roma, se destinan sobre todo al canal horeca, donde reina la incertidumbre ahora mismo, ya que las medidas contra el coronavirus difieren según el estado. Hasta ahora, el precio ha sido comparable al del año pasado, pero el sector sigue siendo cauto, pues el desarrollo de la campaña todavía dependerá de las medidas que se adopten.

China: suben los precios en el mercado, crece el cultivo de invernadero
El coronavirus ha tenido un fuerte impacto en la producción de tomate en China, pero, por lo general, se ha mantenido todo bajo control. Desde mayo, la situación del mercado ha regresado a la normalidad, con más consumidores prestando atención a la calidad de los alimentos. La venta de tomates en internet ha subido, sobre todo en el segmento de lujo, como los tomates cherry. Se presta una atención extra a este canal de ventas.

En general, el precio es más alto que en años previos como resultado de las condiciones meteorológicas de julio y agosto. Por este motivo, los rendimientos de las plantaciones de campo abierto han caído de manera pronunciada. Como resultado, la oferta es menor, mientras que la demanda se mantiene bastante estable y ha provocado que los precios suban. Por esta alta demanda actual, muchos productores de invernadero han empezado a plantar dos meses antes que el año pasado. Como resultado, parece que será posible suministrar tomates durante nueves meses. El Gobierno chino planea seguir estimulando el cultivo de invernadero en China en los próximos años porque el rendimiento del tomate de campo abierto es incierto por las condiciones meteorológicas y la pandemia.

Australia: los tomates prosperan durante la pandemia
En Australia, Sydney Markets escribió en un reciente informe semanal de mercado que, durante la pandemia, los tomates seguirán siendo un producto esencial para la mayoría de los hogares, pues hay numerosas variedades en oferta. Los tomates cherry en particular se han vendido a 2-2,50 dólares el envase, mientras que las variedades especializadas como los kumatos cuestan 4-6 dólares por envase, y las mezclas de tomates se venden por 4-8 dólares, dependiendo del calibre y del envase.

Nueva Zelanda: el precio batió récord en agosto
Los precios de los tomates en Nueva Zelanda alcanzaron un máximo histórico en agosto, con un precio medio ponderado de 13,65 NZD/kg (7,79 EUR/kg), según Stats NZ. El informe indica que se debió a la escasez de oferta causada por la incertidumbre generada por el coronavirus, motivo por el que muchos productores han ralentizado o reducido la plantación de tomate. En torno al 40-50% de los tomates se venden a comerciantes independientes, cafés y restaurantes, que no pudieron abrir en los niveles de alerta 3 y 4 por la COVID-19 en abril. Tomatoes NZ indica también que las importaciones de producto fresco en 2019 fueron significativamente menores, con 175 toneladas, frente a las 524 del año anterior.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here