La eficiencia alimenticia es uno de los temas actuales más importantes para los productores, sobre todo porque se ha explorado desde distintos enfoques. De acuerdo a los expertos hay que identificar exactamente qué come el animal para así tener medidas exactas y resultados productivos.

Fabio Jaramillo Jaramillo, ganadero experto en cría y razas cebuinas explica que teniendo claro qué consume el animal, se puede identificar cuánto porcentaje de alimento come y cuánto gana en peso, que se ve reflejado en los niveles de productividad del mismo en el predio ganadero.

La mejor conversión de eficiencia alimenticia en Brahmán, que es la raza que presenta mayor eficiencia en la conversión de alimentos, ha sido 5 kilogramos por 1 de ganancia de peso, esto medido en un estudio realizado por Kallion Farms”, explica Jaramillo Jaramillo.

El aumento diario del ejemplar con el que se experimentó en Kallion Farms fue de 4.6 libras de ganancia de peso por día con una nutrición balanceada, según lo menciona el profesional.

Este punto juega un papel en la selección, pues Jaramillo Jaramillo afirma que “nuestro deber como seleccionador es multiplicar estas características genéticas, teniendo muchas ventajas al día de hoy porque la genómica arroja este dato de cuál es la eficiencia alimenticia de un animal”.

En este caso, el experto hace referencia a que gracias a los avances de los procesos de biotecnología y mejoramiento genético, hoy día se puede saber cómo es la eficiencia reproductiva de un animal que puede ser seleccionado por un productor para que habite en su predio.

Esta es la razón por la cual el experto señala que el productor del mundo actual debe tener en cuenta cuál es su vaca rentable o qué características debe tener esta a la hora de hacer un proceso de selección para el mejoramiento de su hato ganadero.

La vaca rentable

“Esta debe ser una vaca que para una cría viva sin asistencia, además que pueda volver a preñar y parir de nuevo en el término de 365 días, produciendo un ternero que pese el 50% de su peso vivo al destete”, describe Jaramillo Jaramillo.

Esto quiere decir que por ejemplo, una vaca que tenga un peso de 500 kilogramos debe destetar un ternero de 250 kg a los siete meses de edad, según relaciona el profesional.

En palabras de Jaramillo, “debe pesar la vaca o la novilla de 65% de su peso adulto al preñarse y el 90% de este peso al primer parto”.

Esto quiere decir que hoy día el productor no solo debe pensar en seleccionar un ganado bajo las características comunes de fertilidad y desempeño, sino que también adentrarse en el tema de la eficiencia alimenticia de la vaca, para así saber si los alimentos que produce en el predio van a ser al cien por ciento digeridos por el animal y si los resultados productivos serán como lo esperado en la inversión realizada.

Fuente: Contextoganadero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here