En Europa, la cosecha de fresas se desplaza hacia el norte, ya que España va cerrando una temporada accidentada, mientras otros países comienzan ahora su producción. Los Países Bajos, Bélgica, Alemania e Inglaterra afrontan un comienzo más lento de sus temporadas, mientras que Escocia no se ha visto perjudicada por los periodos de frío que afectaron a la producción en los demás países. En Norteamérica se presenta un panorama similar, ya que los fenómenos meteorológicos de principios de año han conllevado un comienzo más tardío en California. Mientras tanto, en Sudáfrica, los productores se inclinan por cultivar durante todo el año, lo que aumenta la oferta, pero reduce los precios.

España: La demanda disminuye a medida que van arrancando las cosechas europeas
La campaña española de la fresa está ya en su recta final. Este año comenzó con retraso debido a las tormentas de nieve y heladas de diciembre y enero, que provocaron rendimientos muy reducidos durante los tres primeros meses de la campaña. Durante ese periodo, las lluvias también perjudicaron la producción y los problemas de calidad obligaron a los productores a desechar alrededor del 50% de sus volúmenes. La demanda en ese momento estaba por encima de la oferta, aunque las cadenas de supermercado siguieron presionando los precios a la baja, tomando los de la temporada anterior como referencia, a pesar de la escasez. A finales de marzo, los volúmenes empezaron a volver a los niveles habituales hasta la segunda semana de abril, cuando ya había un exceso de oferta.

Aunque los volúmenes fueron demasiado altos hasta el 20 de abril y los precios volvieron a bajar, el sector pudo gestionar la situación. A partir de la última semana de abril la curva de producción comenzó a aplanarse y, al mismo tiempo, las bajas temperaturas en el resto de los países europeos –a los que España exporta la mayor parte de su producción– retrasaron notablemente el inicio de sus campañas. Esto tuvo consecuencias positivas para los exportadores españoles, que encontraron mucho espacio para sus fresas en Europa, registrando una demanda mucho más alta de lo habitual para esa época del año. Los costes de producción también fueron más elevados en ese periodo, pero se vieron compensados en gran medida por los buenos precios. A partir de esta semana, las cosechas de fresas en los países europeos a los que España exporta están cogiendo ritmo, por lo que la demanda de fresas españolas está disminuyendo. Las temperaturas en Huelva, donde se cultiva más del 90% de la fresa española, superan los 32 grados, lo que acelera la producción y baja la calidad.

Países Bajos: el cultivo al aire libre se retrasa tres semanas
Las condiciones en el mercado de la fresa han sido muy buenas últimamente, según un comerciante de fruta holandés. «Debido al frío, los volúmenes no llegaron al mercado en masa y, en parte gracias a todas las vacaciones de mayo, la demanda es muy buena. Las cosechas al aire libre se han retrasado tres semanas con respecto a las fechas habituales, mientras que las fresas de invernadero ya han superado el pico de producción. Esto evita que haya picos de oferta y, por tanto, los precios se mantienen estables. Los precios en las subastas siguen rondando los 2 euros por libra. En la semana del Día de la Madre alcanzamos incluso los 5 euros».

Bélgica: la temporada nacional comienza una semana más tarde
La campaña de la fresa belga ha comenzado este año una semana más tarde que el año pasado. Al principio de la temporada, la producción fue un poco lenta debido a la falta de días soleados en enero, pero una vez iniciada la floración, la producción continuó bien. La calidad de las fresas es buena este año, ya que las temperaturas durante el día no son demasiado altas y las noches son bastante frías. La demanda de fresas es buena, pero depende del tiempo. Un poco más de sol estimularía el consumo.

Alemania: comienzo tardío de la temporada
Debido a la ola de frío de abril y la primera quincena de mayo, la campaña de la fresa alemana ha tenido un comienzo lento. Por el momento hay en el mercado sobre todo fresas de cultivo protegido. Las primeras fresas producidas al aire libre están llegando poco a poco. A pesar del difícil comienzo de la temporada, se espera una cosecha normal, con volúmenes comparables a los del año pasado. Además del producto nacional, también hay en el mercado fresas holandesas, belgas, españolas y griegas. Los precios están bajando de forma generalizada, en consonancia con el aumento de la oferta.

Reino Unido: la campaña escocesa se adelanta a la inglesa, aunque persiste la preocupación por la falta de mano de obra
La campaña de la fresa inglesa tuvo un comienzo lento y sigue con retraso debido a que sigue haciendo más frío de lo habitual. La cosecha de fresas lleva un retraso de unos 10 días, mientras que la temporada escocesa está más adelantada, lo que puede provocar un exceso de oferta más adelante. Por el momento, la cosecha en invernadero está disminuyendo y los volúmenes están creciendo en los túneles.

La fruta tiene muy buen aspecto. Con temperaturas más frescas se producen bayas de buen tamaño y buena calidad. La demanda también es buena debido a la menor oferta, ya que la importación de fruta española está dando sus últimos coletazos. No se espera que la reapertura total del sector de la hostelería esta semana afecte a las ventas al por menor. De hecho, con los viajes al extranjero todavía limitados, habrá más turismo doméstico, lo que aumentará la demanda.

Ha habido muchas preocupaciones sobre el suministro de mano de obra en el Reino Unido esta temporada. Un productor comentó que tiene suficientes trabajadores para recoger la cosecha, pero es un factor que añade incertidumbre para los productores. «En principio, puede parecer que tienes suficientes recolectores, pero hasta que no se presentan, no lo sabes. Este año, a muchos trabajadores se les ha concedido la residencia permanente, por lo que será relativamente fácil que vuelvan, pero el papeleo adicional podría disuadir a algunos, cuando es más fácil ir a los países europeos. Sin embargo, el hecho de que nuestro programa de vacunación vaya tan bien puede animar a la gente a venir aquí», dice un productor.

Italia: grandes esperanzas para la campaña italiana
Hay una excelente situación y buenas perspectivas para las fresas en el norte de Italia. Un empresario, que cuenta con más de 600.000 plantas en producción, afirma que en Emilia-Romaña se ha recogido el 80% de las fresas en cultivo protegido, mientras que la recolección en campo abierto acaba de comenzar. La calidad es excelente. Los volúmenes son adecuados y los precios son buenos. Sobre todo en el extranjero, donde no hay mucho producto español, los precios se mantienen altos, en torno a 1,50-1,80 euros por recipiente de 500 gramos. Las variedades que más se consumen son las que alcanzan 1,80-1,90 euros/500 gramos, en parte gracias a su color brillante. En el mercado italiano, los precios son ligeramente inferiores en el sector minorista, sobre todo para las variedades más ácidas.

En Basilicata, la campaña de la fresa está llegando a su fin. Ha sido un año muy bueno tanto en producción como en ventas, con una demanda y unos precios que siguen siendo altos. Para algunas variedades, como la Sabrosa-Candonga, se espera que la cosecha finalice en unas dos semanas, mientras que para otras, como la Rossetta y la Inspire, la cosecha podría prolongarse al menos otros 20 días. Todo dependerá de las temperaturas, que actualmente son altas.

China: los precios bajan un 25%
En mayo, el precio de la fresa nacional está siendo un 25% inferior al de estas mismas fechas el año pasado. En este momento, los precios al por mayor están bajando. La fruta de la provincia de Zhejiang ya está disponible en el mercado desde hace tiempo. El precio ronda los 10 yuanes/kg. Las frutas de la provincia de Yunnan acaban de llegar y se venden a 20 yuanes/kg. La mayoría de las fresas de China se plantan en invernaderos de plástico.

Norteamérica: la mejora del tiempo impulsa la oferta nacional de fresas
Al igual que muchos productos básicos en California, las fresas están lidiando con los efectos de los recientes fenómenos meteorológicos. «El tiempo ha desempeñado un papel importante en la temporada de fresas nacionales de este año», afirma un productor de la región. «Las zonas de cultivo de fresas del sur de California comenzaron su temporada a tiempo. Sin embargo, sufrieron el impacto de varios fenómenos meteorológicos, como lluvias intensas, granizo y fuertes vientos, que provocaron importantes contratiempos en la cosecha».

Hay dos regiones cultivando fresas ahora mismo en California. En Santa María se está alcanzando un pico de suministro y seguirá habiendo grandes volúmenes de buena calidad durante las próximas tres semanas. Por su parte, los cultivadores de Watsonville/Salinas están teniendo dificultades para coger impulso debido a las condiciones meteorológicas. «Las plantas no tuvieron la cantidad de horas de frío ideal durante el invierno, lo que combinado con las temperaturas húmedas y frías de la primavera se traduce en una falta de maduración en comparación con años anteriores».

En general, en comparación con los últimos años, la zona de cultivo de Watsonville/Salinas registra un 30% menos de volumen y un retraso de aproximadamente tres semanas. «Sin embargo, las plantas están sanas y cargadas de flores y frutos verdes. El pico de producción está a la vuelta de la esquina y esperamos un buen rendimiento para primeros de junio, lo que compensará el tiempo y el volumen perdidos», dice el productor, añadiendo que entonces es cuando habrá más volúmenes comerciales. «Se espera que desde la última semana de mayo hasta finales de junio haya una ventana de máximo suministro para la temporada de fresas de California».

Estos suministros están satisfaciendo una demanda especialmente fuerte de todo EE. UU. y Canadá. «El foodservice del sureste de los EE. UU. –Texas, Florida, Georgia– están volviendo con fuerza y esperamos que otros estados sigan su estela».

Debido a estos suministros hasta ahora más bajos de lo normal, los precios de la fruta han alcanzado niveles históricamente altos. Sin embargo, ya están empezando a bajar. «El precio promedio de la fresa del USDA era de 16 dólares por bandeja de 1 libra la semana pasada y ahora está en torno a los 7 dólares, que es donde tiene que estar, dado el gran volumen que esperamos en junio. Necesitamos que los precios de venta al público sean los adecuados para llegar al consumidor».

De cara al futuro, con el Día de los Caídos a la vuelta de la esquina (una popular celebración asociada a la fresa), la oferta de fresas de buena calidad será amplia.

Sudáfrica: el sector de la fresa avanza cada vez más hacia la producción durante todo el año
La industria sudafricana de la fresa está en expansión, y se centra principalmente en el mercado nacional, con algunas exportaciones a Oriente Medio. Hay gente nueva en la industria de la fresa y los productores existentes se están expandiendo, tanto en el Cabo Occidental como en Limpopo, la Provincia del Noroeste y Gauteng.

En el Cabo Occidental, los productores cultivan cada vez más durante los 12 meses del año, lo que les permite mantenerse presentes en el mercado, junto a los productores de Gauteng y Limpopo. Aunque los precios de las fresas son altos, de entre 100 y 120 rands (5,8-6,9 euros) por kilo, la temporada está aún en una fase temprana y los volúmenes van a aumentar mucho, por lo que los precios bajarán rápidamente, según los agentes del mercado. Con el aumento de la producción local, las importaciones egipcias se han reducido este año.

El año pasado fue excepcional en cuanto a la calidad de las fresas, y si el norte no se ve afectado por lluvias, este año podría ser igual. La cosecha será mayor como resultado de dicha expansión.

La semana que viene: resumen del mercado global del pimiento.

Fuente: Fresh Plaza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here