La enfermedad causada por la bacteria Mycoplasma bovis en los rebaños lecheros ahora se puede diagnosticar más fácil y rápidamente, lo que resulta en un mejor bienestar para las vacas y reduce las pérdidas financieras para los agricultores.

Mette Bisgaard Petersen, Sección de Bienestar Animal y Control de Enfermedades, Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Liza Rosenbaum Nielsen, Sección de Bienestar Animal y Control de Enfermedades, Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Matt Denwood, Sección de Bienestar Animal y Control de Enfermedades, Universidad de Copenhague, Dinamarca.

“Las vacas murieron y no teníamos idea de por qué”, dijo el granjero Tage Lausten al Danish Farming News , hace siete años.

Lausten se sintió impotente y no sabía qué hacer cuando muchas de sus vacas contrajeron neumonía y artritis.

Lo que Lausten y el veterinario no sabían en ese momento era que las vacas habían sido infectadas con la bacteria Mycoplasma bovis. Desde entonces, al menos 120 rebaños han tenido brotes de enfermedades similares con grandes consecuencias para el bienestar animal y pérdidas económicas para los agricultores afectados en Dinamarca.

Nuestra investigación muestra que una prueba de laboratorio relativamente barata y fácil puede identificar si las vacas enfermas en un rebaño probablemente estén infectadas con la bacteria Mycoplasma bovis. Esto se hace midiendo la cantidad de anticuerpos en la sangre y la leche de un grupo de vacas.

Una vaca que sufre una inflamación dolorosa del menudillo y las articulaciones de la rodilla después de infectarse con Mycoplasma bovis.  (Foto: Mette Bisgaard Petersen)
Una vaca que sufre una inflamación dolorosa del menudillo y las articulaciones de la rodilla después de infectarse con Mycoplasma bovis. (Foto: Mette Bisgaard Petersen)

Pero la prueba debe realizarse en el momento adecuado en relación con el curso de la enfermedad, y la interpretación correcta de los resultados de la prueba requiere el conocimiento de la enfermedad.

Cómo funcionan las pruebas de anticuerpos

Cuando las vacas se infectan con bacterias o virus, el sistema inmunológico comienza a combatir la infección. Ciertas células sanguíneas producen anticuerpos que ayudan a combatir la infección.

Estas células recuerdan y reconocen la infección y reaccionan rápidamente si la vaca se vuelve a infectar. Es el mismo mecanismo que se utiliza en muchas vacunas.

Por ejemplo, cuando una persona se vacuna contra el tétanos, la cantidad de anticuerpos contra la bacteria del tétanos aumenta posteriormente en la sangre. Por lo tanto, las respuestas de anticuerpos también se pueden usar para proporcionar un diagnóstico para humanos, o vacas, midiendo la cantidad de anticuerpos contra bacterias específicas.

Estos tipos de pruebas a menudo se denominan pruebas de anticuerpos y son herramientas comunes que se utilizan para diagnosticar enfermedades tanto en animales como en personas.

Mycoplasma bovis engaña al sistema inmunológico

La bacteria Mycoplasma bovis es bastante especial. Puede influir en el sistema inmunológico para que no funcione tan bien.

Las bacterias también pueden cambiar su superficie para esconderse de las células del sistema inmunológico, lo que les dificulta reconocer las bacterias la próxima vez que el animal se exponga a ellas. Es casi como si las bacterias llevaran capas de invisibilidad.

Esta es probablemente la razón por la que la prueba de anticuerpos debe interpretarse de una manera diferente para Mycoplasma bovis que pruebas similares para otras enfermedades del ganado.

Aquí está lo que hicimos

Para averiguar cómo interpretar la prueba, estudiamos cuatro hatos lecheros con brotes de enfermedades causadas por la bacteria Mycoplasma bovis.

Medimos la cantidad de anticuerpos contra Mycoplasma bovis en muestras de sangre y leche de vacas sanas y enfermas durante un período de 12 semanas y comparamos los resultados.

Los anticuerpos fluctuaron mucho y solo aumentaron en vacas enfermas durante un período corto de unos pocos meses. Es importante destacar que esto contrasta con lo que normalmente se encuentra en otras enfermedades, donde los anticuerpos pueden permanecer elevados durante años.

Los agricultores y los veterinarios deben tener esto en cuenta al utilizar la prueba y al interpretar los resultados de la misma.

Además, encontramos que la cantidad de anticuerpos producidos en respuesta a diferentes signos clínicos varía mucho de una vaca a otra. Esto agrega una complicación adicional en el diagnóstico de la enfermedad.

La bacteria es fácil de pasar por alto

Además, nuestros resultados muestran que las pruebas de anticuerpos en muestras de leche solo pueden identificar vacas con mastitis por Mycoplasma bovis, y no neumonía o artritis por Mycoplasma bovis.

Dado que el método preferido de prueba en los rebaños lecheros es a menudo con muestras de leche, puede ver lo fácil que es pasar por alto.

Nuestros nuevos resultados también muestran que los anticuerpos varían de un animal a otro, por lo que es importante medir los anticuerpos en un grupo de animales y no solo en una o dos vacas como se hace a menudo. Solo entonces podrá ver si el rebaño tiene una enfermedad causada por Mycoplasma bovis.

Tratamientos más rápidos de rebaños infectados

En 2011, cuando Tage Lausten y otros granjeros estaban perdiendo vacas por Mycoplasma bovis, los veterinarios no sabían cómo interpretar las pruebas de anticuerpos, lo que dificultaba un diagnóstico y tratamiento rápidos.

Estos nuevos resultados ayudarán a los granjeros como Lausten y a los veterinarios a identificar rápidamente las infecciones por Mycoplasma bovis y administrar el tratamiento y las medidas de control correctos.

Esto facilitará la detección temprana de la enfermedad y limitará las consecuencias negativas para los granjeros y los animales.

A largo plazo, esto podría conducir al desarrollo de nuevos programas de certificación, en los que los rebaños se someten a pruebas continuas y se puede reducir la transmisión de la infección entre rebaños.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here