Con la producción en condiciones controladas, se puede disponer de un producto durante todo el año y además recurrir a técnicas de cultivo de bajo impacto ambiental. En el Istituto Vergani-Navarra, el productor italiano Fri-El Green House presentó el miércoles 17 de mayo Strabena, un tomate cherry en rama de De Ruiter, para el que ha obtenido la exclusividad de cultivo y distribución en toda Italia.

Desde la izquierda: Simone Giusti, Davide D’Ignoto, Sandra Gostner y Roberto Orlandi.

«Strabena es un tomate premium de calidad superior, con una atractiva forma de fresa, que se destaca claramente de todas las demás variedades en el surtido varietal debido a su alto dulzor, excelente sabor y apariencia refinada», dice Florian Gostner, CEO de Fri-El Green House. «El tomate tiene frutos de 20-25 gramos con un alto contenido de azúcar, de 8 a 9 grados Brix, y se caracteriza por un sabor muy particular en cuanto a dulzura. Representa una variedad de prestigio para nosotros y estamos seguros de que nos dará una gran satisfacción conquistando el mercado italiano en poco tiempo».

Strabena, tras haber superado todas las pruebas de sabor realizadas por Fri-El Green House antes de salir al mercado, está lista para debutar en el retail. «Se comercializa bajo la marca H2orto y con un nuevo envase de cartón o plástico sostenible y reciclable, según las necesidades de los clientes», dice Davide D’Ignoto, director de ventas para Italia. «En cada envase destaca el sello de certificación Libre de Níquel, que refleja plenamente los valores corporativos y la máxima sostenibilidad del cultivo hidropónico».

«Ya hemos recibido muchos comentarios positivos tras las primeras ventas, porque este tomate premium es realmente delicioso y tiene una gran demanda», agrega Davide D’Ignoto. «Es muy dulce, muy fragante y tiene una forma similar a una fresa: todas características capaces de atraer al consumidor y conquistar su vista y gusto».

La producción de Strabena es continua y su venta está garantizada durante todo el año en Italia a través de las principales cadenas de supermercados, mientras que en el extranjero se exporta a Alemania y Austria.

«Ahora pretendemos ampliar nuestra gama de productos. Estamos realizando experimentos para el cultivo de calabacines, berenjenas, tres variedades diferentes de melones, pimientos snack y pimientos pequeños de tres colores con un peso entre 40 y 60 g», explica Gostner. «Además, nuestro reto es conseguir la transición energética en 2026. Queremos independizarnos de los combustibles fósiles y hacer que el balance de CO? sea cero desde el punto de vista energético. A finales de 2023 tendremos una planta geotérmica y una planta fotovoltaica que nos garantizarán una total autonomía energética».

La empresa, pionera en Italia y líder en su sector, nació en 2015 con una superficie de 1,5 hectáreas y se ha ampliado a lo largo de los años para contar con 31,1 hectáreas de invernaderos en 2023. El plan de expansión prevé llegar a las 60 hectáreas y el principal objetivo de la compañía es lograr la transición energética en 2026.

«La facturación desde 2015 hasta hoy ha crecido considerablemente», dice Florian Gostner. «Esto se debe al crecimiento continuo de la superficie cultivada y la transición desde productos masivos (tomates en rama clásicos) a productos premium (tomates en rama premium, tomates snack y tomates pera mini). De los 13 millones de euros de facturación de 2020 llegaremos, según nuestros pronósticos, a unos 30 millones de euros en 2023 y una producción de tomates igual a 13.000 toneladas».

El proyecto de cultivo hidropónico que caracteriza la actividad de Fri-El Green House se lleva a cabo con profesionalidad, formación continua e inversiones en investigación por parte de un equipo muy joven. De hecho, la marca H2orto es soportada por una empresa de más de 500 trabajadores, con una media de edad de 34 años, de los cuales el 41% son mujeres.

Florian Gostner.

Agricultura sostenible, medio ambiente, ahorro de agua, ahorro de superficie y economía circular: esta es la receta para obtener productos libres de níquel los 365 días del año, excelentes en sabor y apariencia.

«El compromiso de Fri-El Green House es trabajar para minimizar el impacto ambiental, a través del cultivo hidropónico obtenido con ahorro de agua y superficie, y con el uso de insectos útiles en vez de herbicidas», concluye Sandra Gostner, gerente de Fri-El Green House. «Además, queremos garantizar en el seno de nuestra empresa, que cuenta con una parte importante de mujeres en la plantilla y que favorece la igualdad de género y la meritocracia, la potenciación de la economía local y de todas las figuras profesionales que comparten con nosotros, con ilusión y competencia, el sueño de un futuro mejor y más sostenible».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí