Foto referencial

Los accidentes sufridos por los pezones de las vacas de gran producción suelen ser irreparables, especialmente en hatos de tierra fría. A continuación se explica cuáles son las causas de estos incidentes y cómo se debe actuar frente a estos.

Argemiro García, médico veterinario, sostiene que la explotación de ganado de leche presenta muchos riesgos y uno de estos, quizás el más frecuente pero el menos atendido es el relacionado con los accidentes que sufren los pezones de las vacas en periodo lactante, en los que, por lo general, se encuentran próximas a iniciar su lactancia. (Lea: Cuidados que se deben tener con los pezones de las vacas)

La primera de las causas de esta situación está relacionada con el uso de cercas de alambre púa, presentación de fiebre de leche, en donde esta última, es clave porque los animales se exponen al pisoteo con las pezuñas posteriores, tratando de incorporarse cuando se encuentran postradas.

En ese orden de ideas, son estos animales los que pierden el pezón por quedar con una fístula permanente, presentando una galactorrea en cada lactancia, por lo cual los animales sufren desventada en el registro lechero antes las demás vacas del hato.

Por lo tanto, la primera causa se corrige hoy en día usando una cerca eléctrica, que además de ser inofensiva para los pezones, es más económica para el ganadero. Sin embargo, la segunda no es tan sencilla.

De acuerdo con O.J Garnero dice que, ante estas patologías, existen algunas normas que ayudan a resolverlos con eficacia:

1. Realizar las maniobras semiológicas necesarias, incluyendo las complementarias como sondajes, evaluación objetiva de la secreción para diagnóstico de mastitis clínica, prueba de CMT, presencia de tejido necrosado, etc., con la finalidad de lograr un correcto diagnóstico y evaluar su pronóstico.

2. Evaluar la posible resolución quirúrgica en el momento más oportuno.

3. Resuelta la intervención, se debe evaluar el lugar y el método de sujeción para trabajar con el animal en pie o en decúbito, la sedación y analgesia, la elección del método anestésico local o general o de conducción en las intervenciones más complejas.

4. Se debe respetar las normas quirúrgicas de higiene, desinfección, esterilización, uso del material en la síntesis, etc.

5. Realizar una correcta evaluación de la terapéutica post-quirúrgica, que en muchos casos incluye además de la terapia antibiótica preventiva de las infecciones de la glándula, el secado temporario del cuarto afectado.


Cirugía de pezón

Cuando al productor no le queda otro remedio que intervenir quirúrgicamente el animal, hay que hacerle un análisis al pezón para saber qué tan comprometido está. (Lea: Las alteraciones que ocurren en los pezones de las vacas)

García menciona que “en todos los casos de cirugía de pezón es indispensable colocar sonda mamaria permanente durante cinco días cuando no está comprometido el conducto galactóforo y de ocho a diez días cuando hay herida de este”.
.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí