Los retos de los productores y exportadores de mango de Perú están comenzando a aumentar, mientras que los volúmenes destinados a China y el resto de Asia, además de a otros mercados, son mucho menores. También tienen que competir con los precios inferiores del mango de Brasil. «Para esta nueva campaña 2023-2024 tenemos planeados 1.000 palés. Pero este año es muy complicado porque la temporada va demorada, no hay mucha floración en los campos, los precios de los insumos son altos también y la demanda no es la que esperábamos. Hay mango de Brasil más barato, lo cual complica la situación un poco más», explica Ana Cotrina, especialista comercial de la exportadora Añay Peruvian Fruits.

Añay Peruvian Fruits exporta productos agrícolas como mangos, aguacates y espárragos. Su oficina administrativa se encuentra en Lima, pero procesa mangos en Tambogrande, Piura, en la planta de empaque de Interfruits. La empresa dispone de una finca de 19 hectáreas en Tambogrande y trabaja codo con codo con pequeños y grandes productores en Piura y Casma.

«Añay significa ‘gracias’ en la lengua ancestral de los Andes. Desde los inicios de la empresa suministramos diferentes frutas al mercado local, entre ellas los mangos, pero vimos un fuerte potencial en el mercado extranjero. En 2019, Añay comenzó sus exportaciones con aguacates para Países Bajos y mangos para Canadá. No obstante, hoy en día nuestro mercado principal es China. Desde entonces, nos hemos especializado en el envío de mangos por aire, poniendo el foco en la calidad y la imagen de la fruta; la primera impresión es muy importante para nosotros».

Ana Cotrina dice que en las últimas temporadas les ha ido bien con las exportaciones de mango a China y el resto de Asia. «En lo referente a los mangos, en la temporada 2019-2020 comenzamos enviando 274 palés, el 70% de los cuales los despachamos a China y el resto, a países de la Unión Europea, tales como España, Francia, Países Bajos, Italia, Polonia».

Como exportadora Añay está dando respuesta a los retos con la incorporación de más variedades de mango a la lista de exportación para cubrir la demanda del cliente en los diferentes mercados a los que sirve. «Siempre hemos trabajado con la variedad Kent, si bien este año enviamos nuestro primer pedido de la variedad Edward a Italia. Fue un reto para nosotros, era la primera vez que trabajábamos con esa variedad, pero nos ayudó a conocerla en mayor profundidad. Por otro lado, esperamos tener fruta hasta marzo, pero el volumen no será el mismo que podemos obtener en enero o febrero en el pico de la temporada. En circunstancias normales, los envíos aéreos comienzan en octubre y alcanzan su punto máximo entre noviembre y enero. En el caso de los envíos marítimos, el punto álgido se alcanza entre enero y febrero», finaliza Cotrina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí