Pulpa de madera, cartón ondulado y sólido, pero también madera: la cambiante legislación sobre envasado de frutas y hortalizas en muchos países europeos obliga al sector del envasado a invertir e innovar. «La tendencia se aleja claramente del plástico y se orienta hacia materiales biodegradables que son naturales o al menos parecen sostenibles, aunque brevemente diera una impresión distinta durante la época del coronavirus. En mi opinión, no habrá regresión a los envases de plástico clásicos. La rueda sigue girando y los requisitos a escala europea son los adecuados», explica Lena Leithold-Kühling, de Kühling Fruchthandel KG.

La gama de productos de la empresa de envases de Emstek se ha adaptado en los últimos años. Leithold-Kühling indica: «Las bandejas de pulpa de madera y los envases de cartón y papel ocupan un lugar destacado en nuestra gama. No solo en las estanterías de las ferias, sino también en las cifras de ventas. En el mercado aparecen constantemente materiales inusuales. Sin embargo, en términos de relación calidad-precio, los materiales clásicos como la fibra moldeada (pulpa de madera), el papel y el cartón ondulado son los más populares».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí