Aunque, según Germán Bahamón, gerente general de Fedecafe, para 2023 la producción nacional de café cayó a 10,6 millones de sacos de 60 kg, debido a condiciones climáticas poco favorables, de acuerdo con la Universidad Nacional de Colombia, Unal, cada año se producen más de 50.000 toneladas de residuos de este cultivo.

Con el motivo de darles una utilidad, un investigador encontró en la cereza, una de sus partes más aprovechables, pero que también se están arrojando a la basura, un compuesto clave para obtener biocombustible.

Se trata de una investigación pionera liderada por Kevin René Suárez, magíster en Química de la Unal, quien encontró la manera de obtener moléculas plataforma de alto valor agregado para adquirir furfural, compuesto químico empleado para conseguir biocombustible.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios para Personas Mayores de New Jersey, el furfural en un líquido incoloro, aceitoso, utilizado para fabricar sustancias químicas, como un solvente para refinar petróleo, fungicida y para matar malezas.

Generalmente, según la Unal, no se encuentra de manera natural, sino que debe ser sintetizado. “Desde 1920, diversas empresas, en especial del sector de la avena y el maíz, debido a que son productos ricos en azúcares, lo han obtenido a partir de ácido sulfúrico, un compuesto que en altas concentraciones es tóxico y corrosivo tanto para la piel de quien lo manipula como para los tanques o reactores en los que se realiza el procedimiento”, resaltó la universidad en su portal web.

Con el objetivo de reemplazar el ácido empleado para obtener furfural, Suárez probó cuatro materiales diseñados en el Laboratorio de Aprovechamiento Energético de Recursos Naturales de la Unal.

¿Cómo lo hizo?

El investigador recolectó cinco kilogramos de residuos de café en la finca La Esmeralda, del municipio de Puente Nacional, en Santander, obteniendo una selectividad de hasta 40% para producir el compuesto, a partir de la cereza, en comparación a 15% del rendimiento obtenido en el país.

“Todo se hizo desde cero, pues el reactor, máquina en la que se introducen los materiales para que reaccionen con los azúcares del café, fue de diseño propio, o sea, construido específicamente para el experimento”, resaltó el investigador.

Suárez encontró que, cuando los azúcares del café, (hemicelulosa y xilosa), reaccionan a altas temperaturas (hasta 190 °C), con los cuatro materiales se obtenía una selectividad de 40% hacia furfural.

“Los cuatro materiales, que tienen importantes cantidades de hierro y óxido de silicio, se pusieron a reaccionar químicamente en el reactor con la cereza, a entre 170 y 190 °C, y entre 30 y 60 minutos; los resultados fueron igual de satisfactorios, lo cual muestra que es un primer paso para tener el compuesto de manera fácil y rápida”, indicó.

Además de ser una investigación precursora para obtener biocombustibles, los resultados arrojados permitirían la fabricación de resinas, plásticos, nuevos fármacos e, incluso, herbicidas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí