Imagen Referencial/Por: El Univesal
La recién creada Asociación Venezolana de Agrotecnología, AVAT, hace énfasis en la incorporación de la tecnología a la productividad de la tierra, es decir que trata de impulsar la adopción de la tecnología en el sector agrícola en donde la tecnología es un factor determinante para el aumento de la productividad y la estabilidad de los productores.

La afirmación la hizo, el presidente de la AVAT, José Augusto Linárez, durante el acto de lanzamiento de la nueva institución realizado en Caracas recientemente, donde agregó que “la semilla de los que trabajamos en el mundo agrícola, de los que vemos crecer la tierra todos los días, nos impulsa a ser creativos”.

Indicó que, diez empresas tecnológicas se unieron en AVAT con el respaldo de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la oficina para el Desarrollo Industrial (ONUDI).
Se trata de diez empresas especializadas en la aplicación de programas tecnológicos para el campo agrícola que se aliaron oficialmente en la creación de la Asociación Venezolana de Agrotecnología (AVAT) para darle apoyo a los productores del campo.

A la iniciativa también se une el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura de la OEA (IICA) y ESRI Venezuela (empresa en información geoespacial).
Linárez precisó que la red de miembros de AVAT la integran inicialmente las siguientes empresas: Siagrica, Agroo, Grupo Intag, Biofarm, Aerohelicópteros, Agrodrones de Venezuela, Sakura, Drone Pixel, Agrocognitive y A4Agro.
“Son empresas con plataformas en agro tecnología, con trayectoria entre 10 a 15 años y con aplicaciones hechas en Venezuela que satisfacen las necesidades del productor agrícola nacional”, dijo Linárez.
El representante de la AVAT explicó que, con el uso de las herramientas tecnológicas es posible aumentar en 20 por ciento la productividad y reducir los costos hasta en un 30%.
“No se trata de sustituir el conocimiento “intuitivo” ancestral del agricultor, ni tampoco enseñarle a cultivar. Se trata de ayudarlo a mejorar su producción con la ayuda de un experto y en el aprovechamiento del área a sembrar”, dijo.
Linárez señaló que, es importante fomentar la adopción de la tecnología y promover la agricultura inteligente. Para lograrlo AVAT programará visitas periódicas a las regiones agrícolas del país.

El costo de la tecnología
Para Linárez en el mundo tecnológico sucede algo muy interesante, hay cosas que otrora costaban mucho dinero, como por ejemplo el monitoreo satelital, eso era algo que solo podían hacerlo las grandes corporaciones y habían tecnologías que solo eran asequibles para los grandes consorcios económicos, eso hoy en día es asequible de forma masiva, existen plataformas tecnológicas que por pequeñas suscripciones, hechas por venezolanos, pueden permitir implementar en el campo este tipo de tecnologías que ayudan en el diario quehacer.

A nivel de costos, la estructura de costos convencionales de un cultivo agrícola se compone de fertiizantes, semillas, etc. “Nuestra visión es que en el paquete tecnológico de todo lo que hace nuestro agricultor un elemento de esa estructura de costos sea la incorporación de tecnología, lo cual a la larga se paga solo, porque cuando se rentabiliza un cultivo y se puede pasar de 5 mil hectáreas a 7 mil hectáreas, se diluye la inversión que se haga en ese tema y la barrera tecnológica ya no es una limitante significativa”, dijo.

En Venezuela hay gente creando tecnología venezolana con aliados internacionales,” tenemos gente como IBM que está metiendo tecnología en el agro; como Microsoft y otros que están mirando a Venezuela y lo que estamos haciendo”, indicó el representante de la AVAT.
Explicó que “la intención de la asociación es impulsar el regreso del campo como protagonista absoluto, la alimentación es lo más importante, debemos enfocarnos en eso”.

Uso de la tecnología en el campo
A un campesino que ancestralmente cultivó la tierra con sus conocimientos empíricos, es difícil convencerlo de usar la tecnología. Es necesario demostrarle al productor que con pequeñas cosas él puede ir aumentando su productividad.

“Tenemos casos de productores que antes de implementar tecnología de software, por ejemplo, decían que llevaban todo en su mente, la estructura de costos y la conexión con los proveedores. Nosotros le demostramos que, con solo llevar un sistema o un software con todos sus costos, él podía finalizar una campaña agrícola y podía ver aumentada su productividad entre 15 o 20 %.” Indicó Linárez.

Explicó que, algo muy importante en el mundo del agro es invertir eficientemente en el tema de los agro químicos por ejemplo, y en este sentido, la tecnología le permite al agricultor saber en qué lugares de la finca debe usar el agroquímico y no usarlo de forma uniforme en toda la finca, la herramienta del monitor satelital le indica el área que tiene que atender.

Y a nivel de riego hay zonas que tienen los niveles adecuados y no necesitan riego en ese momento solo algunas partes si lo necesitan, todo eso se lo indica el monitor satelital.

Lo que viene es la exportación
Para Linárez, el tema de los sensores no debe verse como algo utópico, “obviamente no es que se va a digitalizar al 100 % toda la finca, se toman muestras y se le demuestra al productor que con tecnología puede hacer más eficiente sus labores, llevar sus costos al día y puede estar preparado para lo que viene y lo que viene es el camino de la exportación, pero no podemos hablar de exportación sino tenemos a nuestros agricultores preparados en eso”, señaló.
Se deben aplicar políticas públicas que conecten a todos los actores. Hay mucha gente impulsando al sector agrícola. La universidad es fundamental en este proceso, porque se requiere de nuevos profesionales, “También las empresas privadas deben estar alineadas como lo estamos haciendo, empezando por la AVAT y Fedeagro, etc”, finalizó el presidente de la nueva Asociación Venezolana de Agrotecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí