Una incubadora de huevos simula temperatura, humedad y giro, es decir, los procesos naturales de los que es responsable una gallina ponedora en la naturaleza, y es un recipiente cerrado (de diferentes tamaños, formas y capacidades) que mantiene en consecuencia la temperatura y la humedad en el nivel óptimo. para eclosionar. Al mismo tiempo, muchas modificaciones hacen girar los huevos automáticamente.

Hay que recordar que antes de colocarlos en la incubadora, lo mejor es almacenar los huevos a una temperatura de 50-60°C, ya que bajar y subir la temperatura puede provocar una disminución de la incubabilidad. Los huevos para incubar no se pueden guardar en el frigorífico porque la temperatura allí es demasiado fría.
Los huevos agrietados, de cáscara fina, rugosos, excesivamente sucios o de tamaño o forma anormales no deben usarse para la incubación. Los óvulos que son demasiado grandes o pequeños a menudo no se fertilizan y no es necesario colocarlos en la incubadora.

Para obtener mejores resultados, los huevos para incubar no deben almacenarse más de 10 a 14 días antes de ser cuajados. Deben almacenarse en cartones de huevos con el extremo angosto hacia abajo, sostenidos en ángulo y volteados dos veces al día. Un método sencillo para girar los huevos es colocar un extremo de la caja sobre un objeto en un ángulo de aproximadamente 35 grados y luego simplemente mover el extremo elevado dos veces al día.

Al comprar una incubadora, es importante comprender cuántos huevos se incubarán a la vez. Hay muchos modelos diferentes para elegir, cada uno de ellos capaz de producir cantidades diferentes.

Y vale la pena señalar que no todos los huevos eclosionan. Algunos óvulos pueden ser infértiles, desarrollarse incorrectamente o tener una pequeña grieta, por ejemplo. Por lo tanto, al estimar cuántos huevos necesitas para eclosionar, ten esto en cuenta. Incluso en las condiciones más ideales, alrededor del 80 por ciento de los huevos puestos eclosionan con éxito con polluelos sanos; en promedio, se estima que el 50 por ciento para una buena descendencia y, además, algunas gallinas serán gallos, lo que en general tampoco está mal: los gallos brindan variedad en el menú del hogar.

Si recién vas a aprender a incubar huevos, es mejor comprar una incubadora pequeña, pero de buena marca, que quepa en una mesa ancha. Y luego, cuando el proceso ya le resulte familiar, podrá invertir en equipos más grandes y caros.

Hay cuatro cuestiones críticas durante la incubación: temperatura, humedad, giro del huevo y… curiosidad. En los dos primeros casos, cualquier cambio, especialmente la alta temperatura y la baja humedad, pueden provocar la muerte de los embriones. Una diferencia de tan solo 1 grado puede afectar la salida. Si la temperatura sube 1 grado, habrá un aviso temprano: los polluelos tenderán a tener las patas abiertas y tendrán dificultades para caminar. Bajar 1 grado dará como resultado que los pollitos nazcan tarde y sean propensos a tener dedos torcidos, patas delgadas y ombligos que no cicatrizan. Algunas incubadoras de huevos están equipadas con una alarma que suena cada vez que la temperatura sube por encima o por debajo de una zona segura preestablecida.

Mientras que las incubadoras modernas ofrecen control digital de la temperatura y la humedad, las incubadoras más antiguas (y más baratas) tienen un termómetro y un higrómetro separados para controlarse e intervenir añadiendo agua manualmente a los canales integrados en la parte inferior de la incubadora. Es fácil olvidarse de la cobertura manual, además la mayoría de los modelos económicos requieren que abra la incubadora para hacer ajustes, lo cual no es ideal durante la eclosión.

Durante la incubación, el nivel de humedad debe mantenerse al 45%, pero antes de la eclosión se debe aumentar a alrededor del 65% o más, dependiendo de qué tan alta o baja sea la humedad en el área. Si esto no sucede, la membrana a través de la cual se supone que nacerá el polluelo se seca, se endurece y, antes de que te des cuenta, el pollito se encuentra en un problema muy serio porque no puede nacer.

Con las incubadoras modernas, la humedad se controla mediante una bomba de humidificación automática que agrega agua a la incubadora cuando es necesario y proporciona una lectura para que pueda verificar que el nivel del agua esté en el nivel correcto. Es conveniente y probablemente valga la pena el dinero gastado.

Por otro lado, no todas las incubadoras vienen con una bomba de humidificación, por lo que al comprar, asegúrese de verificar si están incluidas o no.

Otro punto importante. Dado que las incubadoras digitales también difieren en costo, al comprar una modificación más económica, instale dos higrómetros. Las incubadoras baratas tienen fama de tener pantallas digitales mal calibradas, por lo que usar dos higrómetros le permitirá dormir bien por la noche.

Girar los huevos: en las incubadoras más caras es automático, en las más baratas tendrás que girar los huevos manualmente. Las gallinas ponedoras ruedan sus huevos de vez en cuando, preocupándose instintivamente por la incubabilidad. Mover los huevos evita que el embrión se pegue al cascarón, lo que podría provocar que no eclosionen.

Los huevos de gallina en la incubadora deben girarse en la misma secuencia durante los primeros dieciocho días de incubación (el período total de eclosión es de 21 días). Lo ideal es que esto se haga las 24 horas del día y se detenga tres días antes de la eclosión. La pregunta es si quieres repetir la hazaña de la gallina o si prefieres invertir en esta característica. Por lo tanto, desea que los huevos de gallina en la incubadora no se vuelquen después del día 18; el polluelo debe poder alcanzar la posición correcta para nacer para que pueda atravesar la cámara de aire en el extremo grueso del huevo. Quedar atrapado en la otra parte significaría que no tendría forma de respirar. Por lo tanto, es importante tener en cuenta el tiempo: una alternativa es que la incubadora realice esta operación automáticamente.

Finalmente, la curiosidad también puede perjudicar mucho el proceso. Es sumamente importante no levantar la tapa de la incubadora en los últimos días de incubación y durante la eclosión, por eso algunas incubadoras -las grandes- tienen una pequeña ventana en la parte delantera a través de la cual se puede ver parte del huevo. Otros, pequeños, tienen tapa de plástico. Es lógico que con un lote pequeño sea más conveniente observar el proceso cuando la incubadora tiene una cúpula transparente, que proporciona muy buena visibilidad.

Permítanos recordarle que la primera semana de desarrollo de los huevos es un período muy importante en el que es importante manipular los huevos con mucho cuidado y no sacarlos para trasluz. Después del octavo día, los huevos se pueden retirar y aclarar con cuidado y rapidez. Es más seguro trasluz entre 14 y 16 días.

En conclusión, sea cual sea el precio que pueda pagar, elija una marca de buena reputación, lea las reseñas de los avicultores y siga planes realistas. Por ejemplo, para asegurarse de tener cinco gallinas, necesitaría incubar 20 huevos, teniendo en cuenta las pérdidas de eclosiones y la probabilidad de tener gallos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí