La transición hacia industrias más limpias y sostenibles podría estar impulsada por dos especies de hongos, Debaryomyces nepalensis y Scheffersomyces virginianus, capaces de transformar el azúcar (D-xilosa) en etanol o xilitol. Así lo demostró Ángela María García Acero, doctora en Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien destaca el potencial biotecnológico de los robles andinos, en un artículo publicado en la agencia de noticias de dicha universidad.

En su investigación, García Acero caracterizó 50 especies de levaduras autóctonas de estos bosques mediante técnicas de identificación molecular. De estas, se descubrieron posibles nuevas especies para la ciencia e incluso un nuevo género. «Una de esas nuevas especies del género Ogataea ya fue descrita formalmente y publicada, y otras están en proceso de ser descritas», informó la investigadora.

García Acero destacó la eficiencia de S. virginianus, que alcanzó un 66 % de eficiencia en la producción de etanol a partir de D-xilosa presente en el hidrolizado de bagazo de caña de azúcar, un sustrato complicado debido a sus compuestos inhibidores. Por otro lado, D. nepalensis, productora de xilitol, mostró una eficiencia del 78 % y una alta tolerancia a condiciones ácidas, características que lo hacen ideal para la producción de este edulcorante natural para diabéticos.

Innovación en el Laboratorio

Para llevar a cabo este estudio, las muestras se recolectaron de los robledales andinos con técnicas estériles y se cultivaron en el Laboratorio de Bioprocesos de la UNAL. Las muestras se incubaron a temperaturas controladas entre 25 y 30 °C, un rango óptimo para el crecimiento de estos hongos, y se analizaron en medios específicos para detectar su capacidad de transformar D-xilosa.

García Acero subraya la importancia de explorar la biodiversidad de ecosistemas naturales como los bosques de robles, que enfrentan amenazas debido a la deforestación y la expansión agrícola. «Es crucial transitar hacia sistemas de producción biológicos con menor impacto ambiental, utilizando biomasa residual como materia prima y aprovechando la biodiversidad de manera sostenible», concluyó la investigadora.

Esta investigación evidencia el potencial de los hongos nativos de los robledales para desarrollar biotecnologías sostenibles, ofreciendo una valiosa oportunidad para la industria de biorrefinerías y otras aplicaciones ecológicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí