Vista de la Selva de Irati, un magnífico bosque de hayas, que aseguran es el mayor de Europa occidental. EFE/Jesús Diges

El Consejo Agropecuario del Sur (CAS), integrado por los ministros de Agricultura de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, ha criticado este martes el reglamento de la Unión Europea contra la deforetación al considerarlo una restricción al comercio que no está basada en ciencia.

Así lo informa el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que ejerce la secretaría técnica del CAS, tras una reunión de ese Consejo realizada en París en el marco de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OMSA).

«Los participantes en la XVII reunión extraordinaria del CAS destacaron que el Reglamento 1115/2023 de la Unión Europea (UE) contra la deforestación, cuya entrada en vigencia está prevista para enero próximo, no está basada en ciencia y existe una gran incertidumbre en cuanto a la mecánica de su aplicación que podría ser perjudicial», indica el IICA en un comunicado.

El secretario de Bioeconomía de Argentina, Fernando Villela, dice en el comunicado del IICA que «las restricciones al comercio internacional a aquellos vendedores de productos agrícolas que no puedan certificar la no deforestación no están basadas en ciencia».

Sin embargo, el funcionario destaca que en su país ya se ha avanzado en la exportación a Europa de carne bovina y soja libre de deforestación certificada.

Por su parte, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, Fernando Mattos, ha asegurado que la región latinoamericana es donde se protegen los recursos naturales, por lo que no se puede «aceptar que los europeos son las adalides de la defensa del ambiente».

“Políticamente rechazamos esta normativa, que es un nuevo paso de restricción comercial basado en un aspecto ambiental. De todas maneras, la exigencia existe y tenemos que estar preparados, aunque eso no quita que hagamos todas las acciones posibles para postergar la entrada en vigencia del Reglamento 1115”, ha aseverado.

Robledal de Legazpi (Gipuzkoa). Efeagro/Luis Tejido
Robledal de Legazpi (Gipuzkoa). Efeagro/Luis Tejido

En junio de 2023 entró en vigor la ley comunitaria para evitar que las importaciones en la UE de ciertas materias primas y productos derivados como el aceite de palma, el vacuno, la soja, el café, el caucho, la madera o el chocolate causen la deforestación en terceros países, con un periodo de 18 meses (hasta diciembre próximo) de margen a los operadores para prepararse.

Las empresas que importen estas materias y productos derivados en la UE tendrán que rastrear su origen y emitir una declaración de diligencia debida que garantice que no han causado deforestación en sus lugares de origen en comparación con 2020

Los ministros del CAS también han discutido acerca de la política europea de límites máximos de residuos y reducción de pesticidas y han subrayado que, aunque se pretenda presentarlo como una cuestión medioambiental, es un tema de inocuidad de los alimentos.

En este sentido, los ministros han acordado trabajar en conjunto y encarar una acción coordinada ante los diferentes ámbitos en los que se discute este tema.

En la reunión también ha habido una exposición en cuanto a los primeros avances del trabajo coordinado de los países del CAS, junto al sector privado, para fortalecer la investigación de las emisiones y el secuestro de gases de efecto invernadero (GEI) que realiza el agro en la región, explica el IICA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí