En las modernas recetas de iluminación desarrolladas para la industria avícola industrial, los desarrolladores intentan tener en cuenta todos los elementos de iluminación que benefician a los animales y a la agroindustria. Estos avances son el resultado de mucha investigación y experiencia práctica.


Los dos objetivos principales de la cría de gallinas ponedoras y reproductoras son promover y mantener la productividad avícola y mejorar el bienestar animal. Por tanto, es muy importante crear un ambiente de iluminación óptimo en la zona de espera.

Numerosos estudios han demostrado que la producción de huevos se puede maximizar mediante el uso de iluminación roja mejorada. Esto estimula la producción de neuropéptidos en el hipotálamo, que se sabe que regulan la reproducción de las gallinas ponedoras. Por otro lado, oscurecerse hasta alcanzar un color rojo apagado por la noche también mejorará el ritmo circadiano de la gallina ponedora, lo que reducirá el estrés.

Sebastian Haskamp habla más sobre los avances modernos en iluminación para granjas avícolas industriales con  gallinas ponedoras y aves reproductoras en un artículo publicado en el portal Gefluegelnews: “Las aves perciben la luz de dos maneras diferentes: 1. visualmente a través de fotorreceptores en los ojos y 2. no- visualmente a través de fotorreceptores en el cerebro. La percepción visual da a las aves la capacidad de responder a su entorno, y este último estimula muchos procesos fisiológicos del cuerpo, como la reproducción, el sistema inmunológico, el metabolismo y los ritmos circadianos. Para activar los fotorreceptores en el cerebro,  la luz

 luz primero debe penetrar muchas capas de plumas, piel y huesos.

El ave puede detectar una amplia gama de longitudes de onda de

 luz, desde UV-A (315-400 nm) hasta longitudes de onda del rojo lejano. Las longitudes de onda largas de  la luz (luz roja) tienen una frecuencia más baja que las longitudes de onda cortas de la luz (luz azul). Las longitudes de onda de la luz en la región roja del espectro luminoso son más efectivas para penetrar el tejido y alcanzar los fotorreceptores no visuales del cerebro. En comparación con las longitudes de onda cortas, las ondas largas (rojas) de la misma intensidad interactúan menos con el medio en el que viajan (ya sea aire, piel, plumas o huesos) y viajan más lejos que  la luz luz de onda corta. Diversas publicaciones científicas muestran los beneficios de la iluminación roja personalizable para  gallinas ponedoras y aves reproductoras.

Por ejemplo, la ONCE ha desarrollado el espectro ONCE Dim-to-red. Proporciona un espectro dinámico de  luz que proporciona una exposición adecuada a

 la luz roja en cualquier intensidad de luz. Cuando la intensidad de la luz disminuye, Dim-to-red reduce la concentración de luz blanca y crea un espectro rojo altamente concentrado que simula el amanecer y el atardecer y proporciona control circadiano diario de los biorritmos y el comportamiento de las gallinas ponedoras. Además, al integrar LED rojos monocromáticos, el espectro de tenue a rojo se puede utilizar como herramienta para reducir el picoteo de las plumas y el comportamiento caníbal al camuflar las heridas existentes en plumas blancas o marrones”.

Fuente: www.gefluegelnews.de Autor: Sebastián Haskamp. Foto de cabecera: Una vez por Signify.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí