El suministro de bananas en EE. UU. procedentes de toda América Latina es escaso en estos momentos. «Tanto en México como en Guatemala ha habido algunas tormentas que han dañado mucha superficie. Las temperaturas también han sido más altas, ha llovido más y hay falta de sol, lo que hace que las plantas crezcan más despacio», explica Andy Thomas-Stivalet, de Kadivac Produce. «Esto disminuye el peso de todos los tallos que están creciendo».

A estas alturas de la temporada, la oferta de bananas en EE. UU. suele ser mayor, según Thomas-Stivalet, y añade que aumentará en las próximas tres o cuatro semanas.

Atentos a los puertos
Mientras tanto, es probable que el huracán Beryl también repercuta en el suministro esta semana y provoque escasez en el golfo, dado que puede haber afectado al puerto de Houston y a los puertos de Luisiana. «Todo lo que llegue al golfo esta semana lo hará con retraso. Llegará, pero habrá falta de oferta», afirma Thomas-Stivalet, y comenta que Kadivac Produce, en previsión de que Beryl afectara al suministro, había adelantado el envío de fruta. «Si los puertos resultan dañados, se podría ver aún más afectado el transporte».

En cuanto a la demanda de bananas, se trata de una de las épocas de menor demanda del año y este periodo suele ir acompañado de una mayor oferta, lo que a menudo provoca una caída de los precios. «Hemos visto precios bastante estables en las últimas semanas. Incluso ahora, los precios están entre 12,50 y 13,50 dólares en la región del golfo, un dólar más de media que el año pasado, según parece», afirma Thomas-Stivalet. La diferencia de oferta prevista para esta semana probablemente reforzará los precios en el mercado al contado.

Aunque en las próximas semanas habrá más oferta de bananas, en general se prevé que la en EE. UU. siga a la baja. «Los costes de producción siguen aumentando. También seguimos teniendo un dólar muy débil en relación con las divisas de América Latina», observa Thomas-Stivalet, que añade que acontecimientos como las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre podrían afectar a la fortaleza de ese dólar. «Si el dólar se fortalece entonces, se beneficiarán los productores de banana, porque ahora mismo no se les está pagando suficiente en dólares para que resulte rentable al hacer el cambio a sus monedas locales».

Un cambio en los envíos de bananas
Mientras tanto, los mercados locales son cada vez más atractivos para el envío de bananas. «Estos mercados no son suficientes para absorber toda la fruta que producen países grandes como Guatemala, Colombia y Ecuador. Sin embargo, los países de alrededor son grandes mercados sin explotar que empiezan a tener mucho sentido», indica, y detalla que México, por ejemplo, está vendiendo mayores volúmenes de fruta dentro de su territorio.

Además, el sector sigue viendo cómo los productores son expulsados del mercado debido a la inflación, el aumento de los costos de cultivo y otros factores. «Los productores se están viendo afectados por las tormentas, los problemas climáticos y los bajos precios, y están vendiendo sus explotaciones. En los últimos dos o tres meses, he visto cambiar de manos unas 600 hectáreas de tierra en una de las zonas productoras en las que estamos, porque la gente ya no puede hacerlo», lamenta Thomas-Stivalet. «La situación sigue siendo calamitosa».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí