Sólo 3.000 hectáreas de un total de 20.400 hectáreas de mango, establecidas en Michoacán, se encuentran certificadas, con lo que los productores de mango en la entidad están en riesgo de enfrentar el cierre de fronteras por parte de compradores internacionales ante el arribo de la obligatoriedad de la acreditación, prevista para su arranque en 2017, dio a conocer Xavier Chávez Contreras, presidente del Sistema Producto Mango en el estado.
Chávez Contreras detalló que al cierre de 2014 se logró la certificación de 3.200 hectáreas del fruto, el 15,69 por ciento del total registrado en la entidad, una cifra 43,13 puntos porcentuales por debajo del mínimo esperado, alrededor de 12.000 hectáreas, el 58,82 por ciento; la situación se agravó en 2015, cuando se contabilizaron 3.000 hectáreas acreditadas, una pérdida del 6,25 por ciento.
El presidente del Sistema Producto Mango local destacó que es la falta de interés por el procedimiento la principal causa de su baja demanda por parte de fruticultores, ya que, a diferencia de otros cultivos, la acreditación del mango no conlleva una mejora en el precio al productor.
Sin embargo, a partir de febrero de 2017 las huertas de mango que carezcan de certificación en fitosanidad e inocuidad vegetal, como Global Gap, o en sistemas de riesgos, se verán excluidas de los mercados internacionales, que únicamente aceptarán fruto de huertos acreditados.
“Los productores pierden el interés por certificarse, ya que los costos y el esfuerzo que ello demanda no se acompañan por el incremento en el precio de venta, actualmente, los productores acreditados venden al mismo costo que los no certificados, pero a partir de febrero del próximo año ya no se permitirá la exportación de mango sin certificar, por eso digo a los productores que no esperen un aumento de precios, sino poder vender”, reiteró Xavier Chávez.
2016, con expectativas de abundante producción y posibilidad de saturar mercados
Más de 130.000 toneladas de mango se prevé obtener en 2016, de las que de 70.000 a 75.000 se comercializarán en los mercados internacionales, explicó Chávez Contreras; no obstante, estas cifras alentadoras podrían llevar a la caída en el precio del fruto y a la saturación de los compradores, principalmente Estados Unidos, en caso de que las condiciones climáticas permitan nuevamente la cosecha de diversos proveedores americanos, quienes compiten por los mismos nichos.
“Hasta ahora tenemos, al inicio de la cosecha, fruto chico y de la variedad Heidi, vamos despacio, pero prevemos una buena demanda de la fruta, sólo esperamos que no vuelvan a juntarse las producciones de otros estados y de Centroamérica, porque saturaríamos el mercado, que sólo admite 2,8 millones de cajas por año; si ingresan más, el precio se desploma”, expuso el presidente del Sistema Producto Mango en la entidad.
Recordó que en 2015 las producciones de Chiapas, Jalisco, Oaxaca y Nayarit, en México, y de Costa Rica y Honduras salieron al mercado en el mismo periodo de tiempo, debido al cambio en los patrones climáticos generado por El Niño, con lo que el precio se desplomó hasta un 60 por ciento respecto a 2014, además de que se colocó un diez por ciento menos de cajas de mango en Estados Unidos. Al momento, el fruto procedente de Perú y Brasil toca a su término, en tanto que Michoacán estará en plena temporada en febrero próximo.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here